Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro de la coalición, en juego en las elecciones austriacas

Los austriacos acuden hoy a las urnas en las primeras elecciones generales desde hace dos décadas en que la mayoría socialista ha estado directamente amenazada. Más de cinco millones y medio de electores decidirán si se mantiene en el poder la gran alianza entre los dos partidos mayoritarios, el socialista (SPOE) y los cristiano-demócratas (OEVP), o si en una nueva constelación de fuerzas los derechistas del Partido Liberal logran dinamitar la coalición.

Las últimas estimaciones conceden al Partido Socialista en torno al 38,5%. y al Partido Popular un 35%. La popularidad del canciller, Franz Vranitzky, al que un 66% de los austriacos considera la mejor opción, y la debilidad del Partido Popular, que ha luchado en dos frentes, contra socialistas y liberales,parecen haber salvado en las últimas semanas la posición del SPOE como partido más votado.Los verdes, el cuarto partido parlamentario en Viena, obtendrán entre el 6%. y el 8%, según los citados sondeos.

La gran duda es el resultado a obtener por Jórg Haider, líder del Partido Liberal (FPOE). Haider ha realizado, como hace cuatro años, una agresiva y brillante campaña contra los dos partidos gubernamentales. Ha utilizado los escándalos que han sacudido al SPOE y ha arrebatado al Partido Popular los grandes caballos de batalla electorales de la derecha.

Con una economía en muy buena coyuntura, las principales cuestiones electorales para romper la hegemonía socialista aún existente son la corrupción del SPOE y la gran afluencia de extranjeros que han llegado a Austria con la caída del telón de acero y que han creado una auténticapsicosis de asedio en gran parte de la opinión pública. El orden público y la seguridad ciudadana, terrenos en los que Austria fue una "isla de bienaventurados" hasta hace muy poco, han sido explotados también por el derechista FPOE vinculando siempre este fenómeno con la presencia de los extranjeros.

El ascenso liberal

Aunque los últimos sondeos conceden a Haider el 18%, ya un gran éxito frente al 107. que había conseguido en 1986, medios políticos en Viena consideran que la previsión de voto a los liberales es la más insegura y que el partido de Haider bien podría superar el 20%. Muchos electores se niegan a reconocer en los sondeos su voto previo al FPOE y a su líder, criticados por los grandes partidos por su demagogia populista claramente xenófoba y que no oculta sus veleidades pangermánicas.Haider, que llegó a llamar al Estado austriaco un aborto político, logró hace dos años romper en Carintia una tradición de Gobierno socialista de décadas y con el 29% de los votos y la ayuda de los democristianos locales se convirtió en presidente de este Estado federado meridional. Desde allí no ha dejado de lanzar ataques a las estructuras de poder político en Viena. Diversos escándalos en instituciones clave de este sistema han reforzado su postura en esta campaña electoral.

De confirmarse los resultados previstos de los dos partidos mayoritarios, el próximo Gobierno austriaco diferirá muy poco del saliente, con Franz Vranitzky, la estrella y el motor electoral de.los socialistas como canciller federal, y el número uno del OEVP, Josef Riegler, como vicecanciller.

El SPOE, sacudido por escándalos de corrupción, malversación y negocios ilegales de diverso tipo, ha visto como sólo en la segunta mitad de la legislatura han sido condenados o procesados por los tribunales más de una decena de miembros de su dirección, entre ellos varios ministros y un ex canciller, Fred Sinowatz, éste por falso testimonio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de octubre de 1990