Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irak, expulsado de los Juegos Asiáticos

Irak fue expulsado ayer de los XI Juegos Asiáticos, que se inician mañana en Pekín, tras una votación de la asamblea general del Consejo Olímpico de Asia (COA) en la capital china. Su comité ejecutivo había recomendado hace dos semanas por unanimidad esta medida, pues en la invasión iraquí de Kuwait fue asesinado el jeque Fahad al Ahmed al Sabah, el presidente del COA. Sólo votaron en contra el propio Irak, Yemen y Palestina. El Comité Olímpico Internacional (COI), que acabó su 96º sesión en Tokio, apoyó al COA.

ENVIADO ESPECIALAsistieron a la reunión 36 de los 38 miembros del COA. Faltaron Mongolia y Afganistán: 27 votaron por la exclusión, hubo cinco abstenciones y una papeleta nula.China, que contaba con unos Juegos completos, muy distendidos últimamente los problemas políticos de su zona de influencia, no ha podido evitar que le alcanzara la marea del Golfo. Cuando ya había conseguido que se olvidara la matanza de 1989 en la plaza de Tiananmen, le ha afectado un nuevo conflicto. Lo más probable es que al menos Yemen y Palestina, los dos países que votaron a su favor, acompañen a Irak boicoteando los Juegos.

Bagdad había anunciado a principios de semana que, precisamente, Yemen, Palestina, Jordania y algunos otros más abandonarían los Juegos si era excluido. Jordania fue ayer, con toda probabilidad, uno de los países que se abstuvieron, junto a China, interesado como organizador en que hubiera un casi imposible consenso. Según otras fuentes, otra abstención habría sido la de Corea del Norte.

Para la expulsión de Irak se había anunciado en principio que bastaba la mayoría simple, lo que con todos los -miembros presentes hubiese sido de 20 votos y con las dos ausencias de 19. Sin embargo, la exigencia pasó a. ser de los 2/3, 25 de 38 o 24 de 36. Los 27 favorables a la exclusión de Irak resultaron una mayoría sorprendente para la inmensa y variopinta Asia y otra prueba de la oposición general a una acción que dañó, además, el centro del deporte en el continente. Irak no invadió y se anexionó el 2 de agosto un país cualquiera deportivamente hablando, sino aquél en el que estaba la sede del COA, y no sólo mató en el asalto al palacio presidencial al único miembro de la familia que resistió, sino al hermano del emir, presidente del COA y del Comité Olímpico Nacional Kuwaití (COK). Fahad, que ya había mostrado sus arrestos al saltar al campo en Valladolid durante el Campeonato del Mundo de fútbol de España 82 para corregir a un árbitro, murió con las armas en la mano.

Si Irak no hubiese sido excluido, el panorama habría sido más grave porque la mayoría de los países del Golfo se hubiese negado a participar. Deportivamente, la exclusión iraquí resultará casi imperceptible. únicamente su equipo de fútbol, que estuvo en México 86, tiene una categoría media. Curiosamente, el presidente de la federación iraquí es un hijo de Sadam Husein. Por lo demás, apenas algún luchador podría tener alguna posibilidad. China, Japón y Corea del Sur, acompañadas por alguna individualidad de India, serán nuevamente los países que destaquen.

El COI, tras conocer la noticia de la exclusión de Irak, mostró su apoyo al COA, en el que había delegado toda decisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de septiembre de 1990

Más información

  • Sólo Yemen y Palestina se pronunciaron a favor de la participación iraquí en Pekín