Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTE EL III PREMIO DE ECONOMÍA REY JUAN CARLOS

Julio Segura, economista

La reciente concesión del III Premio de Economía Rey Juan Carlos a Julio Segura supone un reconocimiento a la labor docente e investigadora de uno de los más destacados economistas españoles. En este artículo, el autor realiza una semblanza del premiado y destaca su importante aportación a la ciencia económica.

El Premio de Economía Rey Juan Carlos, que se otorga cada dos años a una personalidad que haya tenido una distinguida trayectoria científica o profesional en el ámbito de la economía, ha sido concedido en esta tercera edición al profesor Julio, Segura, catedrático de Teoría Económica de la Universidad Complutense de Madrid y director de la Fundación Empresa Pública, del Instituto Nacional de Industria. Con esta decisión se consolida el prestigio de un premio que en sus dos ediciones anteriores ha recaído en las personas de Luis Ángel Rojo, catedrático de Teoría Económica de esa misma universidad, y de Andreu Mas Colell, catedrático de Economía de la Universidad de Harvard.Mi propósito al escribir estas líneas es hacer una descripción sintética del perfil académico y profesional del tercer premiado; descripción que -he de confesar desde el principio- está sesgada por un sentimiento de gratitud hacia una de las personas que más ha influido en mi propia carrera profesional.

Julio Segura, nacido en Madrid en el año 1943, pertenece a la misma generación de economistas que Andreu Mas Colell. Como estudiantes universitarios, ambos participaron de las mismas inquietudes políticas y de las mismas ansias por aprender el tipo de economía que en aquellos momentos era tan dificil de encontrar en la Universidad española. Por este motivo, no es de extrañar que ambos terminaran siendo discípulos del profesor Rojo.

En 1968, mientras Andreu Mas Colell. hacía sus maletas para ir a estudiar un doctorado a la Universidad de Minnesota, Julio Segura empezaba a preparar sus oposiciones a cátedra. Así pues, ese año marca el punto de arranque de dos trayectorias profesionales muy distintas: mientras que el primero, después de terminar su doctorado, inicia una sobresaliente carrera académica en Estados Unidos, el segundo, catedrático a los 27 años, desempeña un papel fundamental en la renovación de los estudios de economía en España y en la formación de sucesivas generaciones de economistas. Si premiar a Andreu Mas Colell constituye un reconocimiento a la labor investigadora de un economista español de talla mundial, premiar a Julio Segura supone reivindicar la importancia de la contribución del más brillante de los economistas de su generación que eligieron dedicar sus esfuerzos a la tarea de levantar los estudios de economía en la Universidad española.

Los méritos

Entre los méritos reconocidos por el jurado calificador de esta edición del premio al emitir su fallo destacan la distinguida labor docente e investigadora llevada a cabo por Julio Segura en el campo de la microeconomía, así como su importante contribución al conocimiento de la realidad económica española en el ámbito de la economía industrial. A continuación voy a comentar brevemente estas dos facetas de la carrera académica del premiado.

Como profesor, Julio Segura ha combinado de forma singular la claridad expositiva con el rigor analítico en un campo, como el de la microeconomía, que se ha desarrollado a una velocidad vertiginosa en los últimos 25 años. No es fácil, en condiciones de relativo aislamiento, mantenerse al día en los avances más recientes del análisis de las decisiones económicas de consumidores y productores, del equilibrio general y la economía del bienestar y de la teoría de los mercados. Y, sin embargo, Julio Segura ha conseguido asimilar lo esencial de estos desarrollos para luego transmitirlos de forma magistral a sus alumnos, quienes han podido apreciar el cuidado en la preparación de las clases y el orden en la exposición de los temas, así como el interés del contenido de sus cursos.

Pero Julio Segura no ha sido solamente un introductor excepcional de la moderna teoría microeconómica en la Universidad española, sino que también ha realizado numerosas aportaciones originales a la economía teórica y aplicada, que se recogen en una extensa lista de libros y artículos publicados en revistas especializadas. De entre ellas creo que debería citar en primer lugar, por su relevancia para entender el pasado reciente de nuestra economía, sus trabajos sobre estructura productiva y cambio técnico, realizados en el marco del programa de investigaciones económicas de la Fundación Empresa Pública, del que ha sido director desde 1974.

En todo caso, su labor como director del equipo de investigadores de la Fundación Empresa Pública merece una mención especial. Julio Segura ha desempeñado un papel decisivo en el diseño del primer programa de investigación en economía industrial aplicada del país, que a lo largo de los últimos 15 años se ha plasmado, en una serie de estudios y monografías sobre aspectos fundamentales de la economía española. El producto más reciente del equipo de investigadores de la fundación es el magnífico libro colectivo sobre La industria española en la crisis: 1978-1984, que no sólo ofrece una minuciosa descripción de la evolución del sector industrial durante este periodo, sino que también aporta muchas claves para valorar sus posibilidades de desarrollo.

Una de las características más notables de este estudio es la riqueza de documentación estadística sobre la economía española en la que se basa. En efecto, tal vez como resultado de su trabajo como estadístico facultativo en el Instituto Nacional de Estadística en la segunda mitad de los años sesenta, Julio Segura ha desarrollado una sensibilidad especial hacia los problemas de información estadística, y ha dirigido buena parte de los esfuerzos de su equipo de investigadores hacia la elaboración de un banco de datos sobre la industria española y la de la Comunidad Europea.

Asignación de recursos

A lo largo de su carrera, Julio Segura se ha interesado asimismo por el funcionamiento del mercado como mecanismo de asignación de recursos (y de ahí su admiración por la obra del economista francés del siglo XIX León Walras, creador de la moderna teoría del equilibrio general competitivo, que ha traducido al castellano). Por ello ha orientado una parte de su producción intelectual al estudio de los fallos en el mecanismo de mercado, debidos a la presencia de bienes públicos o de efectos externos en la producción o en el consumo, a la existencia de monopolios naturales por causas esencialmente tecnológicas o a la presencia de estructuras de mercado no competitivas. En estas condiciones, el mercado pierde su propiedad fundamental de asignar eficientemente los recursos económicos, lo que puede justificar determinadas intervenciones públicas. Los trabajos de Julio Segura ponen de manifiesto, sin embargo, las dificultades para definir las acciones correctoras más adecuadas en cada caso, así como las insuficiencias de cualquier receta sencilla en este campo.

En resumen, la concesión del III Premio de Economía Rey Juan Carlos a Julio Segura supone un merecido reconocimiento a, la labor docente e investigadora de un excelente profesional de la economía. La seriedad y rigor que le caracterizan, su sólida formación en el campo de la teoría económica y su interés por los problemas de la economía española hacen que sea una persona extremadamente valiosa para, desde su atalaya, aportar sus reflexiones sobre los retos de la economía española en el horizonte de la futura unión económica y monetaria europea.

No quisiera terminar estas líneas sin hacer una llamada de atención a los responsables de la política universitaria de nuestro país. Es probablemente demasiado tarde para tratar de recuperar para la Universidad española a los profesores Rojo, Mas Colell o Segura. Sin embargo, sería importante que, para el futuro, las autoridades universitarias tomaran conciencia de la absoluta necesidad de atraer a los departamentos de nuestras facultades a los mejores licenciados y doctores, de modo que a medio plazo los galardonados con el premio de economía Rey Juan Carlos dejaran de ser exclusivamente personas que desarrollan su principal actividad profesional fuera de la Universidad española.

Rafael Repullo es director del Centro de Estudios Monetarios y Financieros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de septiembre de 1990