Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA hace estallar tres kilos de trilita en la línea León-Gijón

Dos horas después de la entrada en vigor de su amenaza, ETA hizo ayer estallar el primer explosivo colocado en las líneas férreas. El artefacto, compuesto por tres kilos de trilita, estalló a las dos de la tarde en el puerto de Pajares, en el kilómetro 49,5 de la línea León-Gijón, y provocó escasos daños materiales, según confirmó el Gobierno Civil de León. La organización terrorista había situado el objetivo de su amenaza en tres recorridos (Madrid-Valladolid-León-Oviedo, Madrid-Córdoba- Sevilla y Madrid-Barcelona) que se extienden a lo largo de 1.855 kilómetros y afectan a 34 trenes de larga distancia.La coordinación entre el Ministerio del Interior y Renfe permitió que se cubrieran la mayor parte de los servicios, aunque utilizando rutas alternativas y transportes combinados con autobuses. La línea entre Madrid y Sevilla se cubre con un desvío por Cáceres y Mérida, y la de Madrid-Barcelona, a través de Valencia. El tramo entre Madrid y Oviedo ha sido sustituido por autobuses.

Efectivos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía rastrearon desde primeras horas de la mañana los tramos señalados. Sólo en Andalucía, el número de guardias civiles que buscaron entre el paso de Despeñaperros y Sevilla fue de 600.

El único artefacto que ha llegado a explotar fue localizado por la Guardia Civil 10 minutos antes de su estallido. Los efectivos que estaban inspeccionando la zona se percataron de un montículo sospechoso y avisaron a los técnicos en desactivación, que no llegaron a tiempo para actuar.

Altos cargos del Ministerio del Interior, encabezados por el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera, se reunieron durante toda la mañana con el director de seguridad de Renfe, Carlos Román, y responsables de la compañía ferroviaria para coordinar las acciones de vigilancia.

Las medidas acordadas por Renfe se centraron en tres aspectos: garantizar la seguridad de los viajeros; estudiar vías alternativas, tanto en tramos ferroviarios como en transportes combinados con autocares, y, por último, devolver, en caso de reclamación, el dinero abonado ya por algunos clientes.

Fuentes del Ministerio del Interior y de Renfe insistieron en su intento de restar publicidad a la amenaza terrorista. Los partidos vascos, salvo HB, condenaron a ETA. Página 13

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de agosto de 1990