Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Superior impide ejercer al nuevo presidente de los árbitros, Sánchez Sanz

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dictado un auto por el que ordena a la junta electoral que cumpla "en sus justos términos" la suspensión cautelar de las elecciones a la presidencia de los árbitros y deje sin efecto la proclamación a dicho cargo de Pedro Sánchez Sanz. José Plaza, ex presidente de los árbitros, que recurrió la desestimación de su candidatura a la reelección, mantiene sus posibilidades de volver al cargo, con lo que la guerra abierta en el arbitraje español con motivo de sus elecciones complica aún más su grave crisis a escasas fechas del inicio de la temporada.

El Tribunal no ha considerado aún el fondo del recurso que ante el mismo presentó Plaza por la desestimación de su candidatura a la reelección por parte de la Junta Electoral. Esta candidatura fue rechazada al considerar que no puede presentarse a la reelección en el ciclo de los cuatro años de mandato después de cesar en el cargo por voluntad propia, como hizo Plaza el 6 de mayo, cuando le restaban aún dos años más en su puesto. El Tribunal decidió entonces suspender cautelarmente las elecciones arbítrales.La Junta estimó que el proceso electoral debía continuar hasta que se resolviese el fondo de ese recurso y el pasado día 9 proclamó presidente de los árbitros a Pedro Sánchez Sanz, candidato único al retirarse los aspirantes Sergio Albert Giménez y Antonio Cruz Ribagorda. La Federación dio el visto bueno a su proclamación. Su presidente, Angel María Villar, le nombró directivo en lugar de Plaza, de quien aquel aseguró hará todo lo posible para que no vuelva a presidir los árbitros.

Plaza denunció estos hechos al Tribunal Superior de Justicia de Madrid al considerar que la Junta Electoral ha incumplido su sentencia. El ex presidente de lo árbitros, además, si continuasen los incumplimientos, prepara una denuncia a los miembros de la Junta Electoral al considerar que incurren en responsabilidades penales.

La situación del arbitraje español no puede ser, por tanto, más delicada. La junta gestora tendrá que recuperar sus funciones hasta la celebración de las elecciones, que se retrasarán bastantes meses. Las decisiones adoptadas por Sánchez Sanz en los 20 días que ha permanecido como presidente de los árbitros pueden considerarse nulas a otros los efectos, como el contrato de compra de ordenadores para la informatización del Comité, la contratación de nuevo personal administrativo y las reuniones previstas con presidentes de los colegios territoriales de los árbitros y con los propios colegiados para tratar, entre otros asuntos, la negativa de buena parte de ellos a dirigir partidos al Atlético de Madrid mientras su presidente, Jesús Gil, no rectifique públicamente sus acusaciones.

Un colegiado, Sus Barluenga, ha impugnado todos los acuerdos relacionados con los árbitros de la pasada asamblea del fútbol por estimar que la propuesta de modificación de su reglamento se presentó fuera de plazo. Entre las modificaciones aprobadas figuran las nuevas normas para elegir presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de julio de 1990

Más información

  • Se agudiza la 'guerra' del arbitraje, surgida con el 'caso Plaza' en las elecciones