Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR 90

Breukink, otro del curso del 64

El holandés Eric Breukink forma junto con su compañero Raúl Alcalá y el español Miguel Induráin el trío de revelaciones del Tour. Los tres pertenecen al curso del 64, su año de nacimiento. Como pertenece a esa misma cosecha el italiano Gianni Bugno, ya consagrado por la conquista de un Giro de Italia. Los del 64 son la alternativa al curso del 60, al que pertenecen hombres ya expertos como Delgado, Fignon y de alguna forma Lemond (nació en 1961). BreukInk atesora una ventaja sobre sus contemporáneos en este Tour: está a cinco segundos del podio de París. Breukink es el hombre que, en estos momentos, trunca el palmarés del español Pedro Delgado."Aún no ha terminado el Tour para mí", manifestó el joven corredor holandés, quien se ha propuesto un último reto: "Quiero ganar la contrarreloj del sábado". Ganarla significaría con toda seguridad recibir honores en la capital francesa y redondear un Tour excelente: habría ganado dos pruebas contra el cronómetro y quedaría señalado como el corredor que subió en menor tiempo Alpe D'Huez. "No estoy decepcionado por lo que ha pasado. El día de Luz Ardiden logré perder poco tiempo. Para mí fue un mal día, pero antes mis malos días los pagaba con muchos minutos. Eso es que estoy en el buen camino".

Cambio

El buen camino para Breukink empezó desde el momento en que abandonó el equipo Panasonic. Breukink, etiquetado como un hijo de papá en el mundo ciclista por pertenecer a una familia acomodada (su padre tiene una fábrica de bicicletas, de la marca Gazelle) y haber dado muestras de poco carácter para soportar el sufrimiento, se enfrentó en ocasiones al director del equipo Panasonic, Peter Post, su equipo de siempre. Post tiene fama de hombre duro, que exige total entrega a sus corredores. Por ello, el fichaje de Rooks y Theunisse reveló a Breukink que podía interpretar papeles secundarios en el equipo. Breukink negoció la rescisión de su contrato y firmó con PDM por dos temporadas, a razón de 50 millones de pesetas por año, e imponiendo una cláusula muy especial: correr sólo una gran Vuelta, el Tour.

Jan Gisberts, director del PDM, está considerado como la antítesis de Post. Es un hombre blando y dialogante.

Sí Breukink cumple su promesa alcanzará un sólido palmarés en el Tour: habrá ganado cuatro etapas (una de media montaña en 1987, una prólogo en 1989, y dos contrarreloj en 1990), habrá subido al podio y figurará con todos los honores entre los favoritos de la próxima edición de la gran ronda francesa. El curso del 64 cierra filas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de julio de 1990