TRIBUNALES

El Gobierno conmuta a García cuatro meses de cárcel por 600.000 pesetas de multa

El Consejo de Ministros acordó ayer conmutar al periodista deportivo José María García las dos condenas por desacato que le imponían, cada una de ellas, dos meses y un día de arresto mayor, más una sanción de 100.000 pesetas y otra de 30.000, por sendas multas de 300.000 pesetas, "a condición de que no vuelva a cometer delito durante el tiempo normal de cumplimiento de las condenas".

La primera reacción de García ante la noticia fue la siguiente: "Agradezco parcialmente al Gobierno el indulto parcial que me ha concedido". Por su parte, la portavoz gubernamental, Rosa Conde, rehuyó en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros comentar el debate celebrado en el Gabinete antes de optar por esta medida.El real decreto aprobado por el Gobierno se refiere a las dos condenas que pesaban contra García: la de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 4 de junio de 1984 por llamar "payaso" a Pío Cabanillas cuando era ministro y la de la Audiencia Provincial de Zaragoza, de 25 de noviembre de 1987, por desacato a José Luis Roca, cuando era diputado de las Cortes de Aragón y presidente de la Real Federación Española de Fútbol.

Condición: no delinquir

Cada uno de ambos tribunales condenaron a García a dos meses y un día de arresto. Asimismo, el Supremo impuso al periodista una multa de 100.000 pesetas y la Audiencia Provincial de Zaragoza una de 30.000 pesetas. El Gobierno ha conmutado a García las dos pena privativas de libertad por sendas multas de 300.000 pesetas cada una, "a condición de que no vuelva a cometer delito durante el tiempo normal de cumplimiento de las condenas", esto es, cuatro meses.García subrayó que, con independencia de la decisión del Gobierno, su modo de informar no va a cambiar. El periodista deportivo aseguró: "Si el Gobierno no me concedía el indulto no iba a ser más agresivo con él, como ahora no voy a ser más bondadoso". Negó que hubiera pensado en algún momento rechazar el indulto. En todo caso, García expresó su indignación con el Tribunal Constitucional. "¿Quién es para decirme lo que es útil o inútil?", preguntó. "Podrá condenarme o no, pero no decirme lo que tengo que hacer", agregó.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS