Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

'Idus de marzo' en la Antátida

Marín, Pontevedra.

Con esta carta quiero expresar mi homenaje de agradecimiento a los hombres que la hicieron posible y sensibilizaron a la Administración española para estar presentes en aquel continente antártico.La primera expedición científica a la Antártida fue realizada por la goleta Idus de Marzo, fletada por la Asociación España en la Antártida, creada y fundada por el capitán de la Marina mercante española don Juan Manuel García Menocal, en Madrid, y con sede en la misma, que zarpó del puerto de El Musel (Gijón, Asturias) y no de Candás (Astu-

Pasa a la página siguiente

Viene de la página anterior

rias) -como en su día informaron y citaron los medios de comunicación-, y fue la cuirninación del sueño de los capitanes de la Marina mercante española don Javier Babet del Cantábrico y don Santiago Martínez Cañedo, en la cual fueron invitados a participar como observadores un oficial de la Marina de guerra y un oficial del Ejército: el oficial radio, responsable de las comunicaciones de esta primera expedición, oficial radioelectrónico don Elías Mearia Díaz, regresó en 1988 para la iniciación de los trabajos de instalación de la base española Juan Carlos I, en la isla (le Livingston, en la Antártida. También se debe resaltar, por su importancia en la preparación de esta expedición, a don Guillermo Cryris, principal financiador de esta iniciativa privada; por ello quiero agradecerle, como oficial de la Marina mercante española que soy, el protagonismo y prestigio que le dio a nuestra antigua Marina mercante, al apoyar a marinos mercantes; y que casi, quiero creer sin intención, le quita el capitán de navío de la Armada don Manuel Catalán por citar que la priniera expedición fue en 1987; ya el prestigio de los marinos mercantes fue puesto en duda en una desafortunada declaración, según publicación en EL PAÍS de 29-5-1988 sobre la celebración del I Encuentro Ibero-argericano de Estudios Antárticos, efectuada por el entonces presidente de Asesinar, vicealinirante don Julio Albert Ferrero, al contestar, a un participante que preguntó por qué no se claba más protagonismo a la Marina mercante, que: "El marino de guerra está acogido al régimen militar, sale más barato que el marino mercante y no crea problemas laborales" (no obstante, son casos aislados, y yo sé que la mayoría de los marinos militares no piensan así, y hay la colaboración necesaria entre ambas Marinas); y se quedó tan ancho, con sus argumentos sin fundamentos, dando a entender que los civiles somos indisciplinados, materialistas y huelguistas; sólo hay un problema con estas soluciones de militarización, ¿qué haríamos con la población civil? También debemos destacar a los científicos españoles, de los cuales todo el mundo se olvida, y que son los principales protagonistas por su importante labor en el continente antártico.- Juan Carlos Fernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 1990