Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU pide a los partidos que asuman la responsabilidad de sus actuaciones

Izquierda Unida propondrá al resto de las fuerzas parlamentarias un "acuerdo moral" para que, al margen de lo que decidan en cada caso los tribunales de justicia, los dirigentes de las mismas asuman las responsabilidades políticas que se deriven de las actuaciones irregulares de sus organizaciones y militantes. Julio Anguita, coordinador general, presentó ayer el documento aprobado por el sábado por la presidencia de IU, en el que se plantean diversas iniciativas (ver EL PAÍS del domingo) con el objetivo de resolver la "crisis moral" que afecta a la vida política.Anguita admitió que quizá pecaba de ingenuidad -"en IU somos muy candorosos", ironizó- al esperar una respuesta positiva a su iniciativa. Entiende, sin embargo, que la propuesta tendría al menos la virtud de clarificar qué partidos están dispuestos a aceptar sus responsabilidades y practicar el sano ejercicio de la dimisión". La táctica de trasladar a los tribunales el enjuiciamiento de conductas políticas y el bloqueo en el Parlamento de la creación de comisiones de investigación, está conduciendo, en su opinión, a depreciar valores tan importantes como la honestidad y la transparencia".

Enseñar el calcetín

En este sentido, anunció el encargo a una personalidad del mundo de la cultura la redacción de un manifiesto en favor del saneamiento de la actividad política, con el fin de que sea suscrito por los ciudadanos que lo deseen y de poner en pie "un consenso social". Anguita afirmó que IU no acepta que se generalice la sospecha de la corrupción partidos y que está dispuesta a someter sus cuentas a auditoría y a "enseñar hasta el último calcetín".A preguntas de los periodistas, declaró que, aunque ve conveniente su clarificación, no va a pedir la dimisión de Aznar por el caso Naseiro, ya que es "un problema interno del PP". No obstante, mantuvo la exigencia de dimisión de Alfonso Guerra por las actividades de su hermano, apoyándose en el argumento de que, a diferencia del presidente del PP, el vicepresidente del Gobierno "ejerce un cargo público". "No vamos a consentir", añadió, "que un caso tape al otro".

Por otro lado, IU informó que, en su intento de romper el "bloqueo institucional", tratará de promover mediante la iniciativa legislativa popular (el respaldo de al menos 500.000 firmas) la convocatoria de un referéndum sobre el servicio militar obligatorio. Con el mismo procedimiento planteará la reducción de los gastos militares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 1990