Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Monica Vitti

La actriz presentará en Cannes su primera película como directora

Monica Vitti, la eternamente joven, la actriz, junto a Antonioni, del compromiso psicológico y sentimental, y la popularísima protagonista de Ragazza con la pistola, ha decidido hacer un paréntesis en su activa vida de actriz cinematográfica y teatral para experimentar la emoción de dirigir personalmente su primera película. Asegura que se trata de algo puramente excepcional y que enseguida volvera al escenario.Pero público y crítica la esperan con gran curiosidad y hasta hay quien se pregunta si no se tratará del nacimiento de una nueva estrella en el campo de la creación cinematográfica. Porque Monica vivió muy de cerca la experiencia del gran Antonioni. Y de hecho ha confesado que ella no puede olvidarse de que ha nacido al arte "con aquel cine basado en la crisis de sentimientos y en la inquietud psicológica de la burguesía".

De hecho esta película, frente a cuya experiencia Monica Vitti se siente vibrar de emoción y de temblor como una jovencita frente a su primera experiencia de amor, se titula Escándalo secreto, y será presentada al festival de Cannes el próximo día 11, interpretada por Elliot Gould, Gino Pernice, Catherine Spaak, Carmen Onorati, Pietro di Vico y por la misma Monica.

Es muy probable que Escándalo secreto, no sea sino unas páginas de su diario secreto, un pedazo goloso de su autobiografía. Curiosamente, hace ahora 30 años que Antonioni presentaba también al festival de Cannes su Aventura. Monica Vitti se ha ganado desde entonces la simpatía del público internacional por su profesionalidad, por su sonrisa solar, por su deliciosa fragilidad psicológica.

En Escándalo secreto, late con toda probabilidad la esencia misma de la experiencia psicológica de Monica: la de no pararse, la del gusto de cambiar, la voluntad de levantarse siempre y de volver a caminar. De hecho, la película acaba, según ha anticipado, con la protagonista que, tras haber recogido una historia amarga con su cámara, la tira por la ventana: "Porque la vida", dice, "acaba ganando. Empezar de una forma nueva, con el peso de la experiencia que atenúa la ingenuidad, quizá es posible siempre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de mayo de 1990