Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estudio municipal para unir Méndez Álvaro y Chamartín con un túnel

El Ayuntamiento de Madrid pretende que la conexión entre las líneas del tren de alta velocidad (TAV),de Burgos y Sevilla se realice a través de un túnel de nueve kilómetros bajo la M-30. La inversión, que se elevaría a 15.000 millones, permitiría a los trenes de largo recorrido dejar de utilizar el túnel de la Castellana, que quedaría así reservado para cercanías. La propuesta forma parte de¡ proyecto Centro del Sur, con el que se quiere equiparar la zona de Arganzuela a la de Chamartín mediante la creación del centro de transportes urbanos más importante de Madrid y de una mejora de la red viaria.

El equipo de gobierno municipal presentó ayer un ambicioso proyecto para reformar urbanísticamente la zona este de Arganzuela. La propuesta consiste en hacer de la zona de Méndez Álvaro el más importante centro de transportes de Madrid aprovechando el debate que Renfe, la Comunidad y el Ayuntamiento mantienen sobre la conexión de las líneas del tren de alta velocidad de Burgos y Sevilla.Renfe propuso dos alternativas para comunicar las estaciones de Chamartín, a la que llegará el TAV Madrid-Burgos, y de Abroñigal, actual estación de contenedores situada junto a la M-30 y presumible terminal del TAV Madrid-Sevilla. Ambas alternativas suponían la construcción de un trazado ferroviario en superficie y se diferenciaban en su cercanía o lejanía del casco urbano.

La respuesta municipal ha consistido en que ambas posibilidades crearían una barrera arquitectónica, por lo que proponen una tercera posibilidad: hacer un túnel bajo la M-30 en el tramo que va desde Méndez Álvaro hasta Chamartín. El túnel sería hecho en mina, por lo que, en teoría, no interferiría en el tráfico de esta importante vía de circunvalación.

"Renfe propone invertir 4.000 millones en la conexión más corta y 6.000 en la más larga", aseguró el responsable municipal de temas urbanísticos el centrista José Luis Garro. "Según nuestros cálculos, el túnel bajo la M-30 costaría 15.000 millones. Esos 10.000 millones de diferencia son asumibles en función de las ventajas que plantea", dijo.

Barrera arquitectónica

Según el Ayuntamiento, este túnel evitaría crear una nueva barrera arquitectónica en la ciudad. Asimismo, prolongado hasta la estación de Atocha, podría ser utilizado por los trenes de largo recorrido que ahora discurren bajo la Castellana. El túnel de la Castellana quedaría así reservado para trenes de cercanías, lo que eliminaría los problemas de la utilización conjunta. De abrir un túnel bajo la M-30 podría crearse una estación intermedia en Ventas.La conexión, según el Ayuntamiento, sería aprovechada para crear una nueva estación de cercanías ferroviarias junto a la del TAV de Abroñigal. Ambas, a su vez, serían conectadas mediante una plataforma peatonal con la cercana estación Sur de autobuses, cuya construcción está a punto de iniciarse al comienzo de la calle de Méndez Álvaro. La zona se convertiría así en la gran central de transportes de Madrid, pues el proyecto de la estación Sur incluye ya la existencia de un intercambiador en el que confluirán la línea 6 del metro, la línea ferroviaria de contorno entre Atocha y Príncipe Pío, la línea de tren a Parla y Fuenlabrada y varias paradas de autobuses y taxis.

Junto a la reforma de la red de transporte, el Ayuntamiento acometería la mejora del trazado viario de Arganzuela. Méndez Álvaro, por ejemplo, modificaría su trayecto, lo que permitiría comunicar Entrevías con la Castellana a través de Atocha. Este proceso sería acompañado de una recalificación urbanística de la zona que transformaría esta zona industrial en otra de viviendas y oficinas.

Garro no pudo precisar el presupuesto global de una operación que puede costar muchas decenas de miles de millones, exigiría unos 20 años en su realización y afectaría a 4,45 millones de metros cuadrados. "El Ayuntamiento lo que pretende es que los organismos afectados, en un consorcio, aborden la operación", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de abril de 1990

Más información

  • El Ayuntamiento propone un subterráneo bajo la M-30