Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos personas mueren tiroteadas en un bar de San Sebastián

Dos personas fueron asesinadas ayer en San Sebastián en una acción presuntamente perpetrada por ETA, dado que el método y la munición empleados son similares a los últimos atentados cometidos por el comando Donosti.Miguel Paredes García, de 33 años de edad, y su mujer, Elena Moreno Jiménez, de 30 años, ambos naturales de San Sebastián, resultaron muertos prácticamente en el acto, a la salida del bar Txiki, situado en la parte vicia donostiarra. A consecuencia del rebote de uno de los proyectiles disparados resultó herido Marcos Espiga, de 19 años de edad, natural, de Logroño, y que se halla cumpliendo el servicio militar en la Marina, y que pasaba casualmente por el lugar. El proyectil. le produjo heridas en el glúteo y en la mano, y fue trasladado al hospital de la Cruz Roja, donde a primeras horas de hoy estaba siendo intervenido quirúrgicamente.

Los hechos, según un portavoz del Gobierno Civil de Guipúzcoa, tuvieron lugar a las 23.00 horas de ayer, cuando Miguel Paredes y Elena Moreno se encontraban a menos de 10 metros de la puerta del bar en el que habían estado con anterioridad, cuando, según algunos testigos, fueron tiroteados por Una persona que posteriormente se dio a la fuga a pie. Dada la hora, la calle en la que se produjeron estos asesinatos estaba llena. de gente.

En las inmediaciones la policía encontró dos casquillos de bala, uno SF y otro FN, nueve milímetros parabellum, munición que habitualmente utiliza la organización terrorista. Los disparos fueron realizados por la espalda y a escasa distancia.

Miguel Paredes, según fuentes oficiales, tenía antecedentes penales, vinculándosele con el tráfico de droga en San Sebastián. La juez de guardia se personó en el lugar de los hechos para proceder al levantamiento de los cadáveres hora y media después de haberse cometido los asesinatos.

La hipótesis más probable que barajan los investigadores policiales es la autoría de ETA, no descartándose la posibilidad de que se trate de un ajuste de cuentas. Sin embargo, las mismas fuentes añaden que todo parece indicar que los autores de estos dos crímenes son los mismos que el miércoles asesinaron al guardia civil Benjamín Quintano en Pasajes Ancho. Desde el pasado verano el comando Donosti ha llevado a cabo diversas acciones armadas, en las que han resultado muertos Gregorio Caño, chófer del industrial Joaquín Aperribay; un policía nacional, escolta de un diputado socialista; el funcionario de prisiones Angel Mota, y herido de gravedad el teniente de navío Aureliano Rodríguez, que permanece aún en coma en la residencia Nuestra Señora de Aránzazu.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de abril de 1990

Más información

  • Los indicios apuntan a un nuevo atentado de ETA