Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Darie Noveceanu

Nuevo director del periódico rumano 'Adevarul'

Tenía carné comunista. Conseguía viajar al extranjero dada su condición de intelectual. Y convivía con un régimen, el del dictador rumano Nicolae Ceaucescu, con la misma pena y silencio que casi todos. La historia de Darie Noveceanu es la historia de los que hoy dirigen Rumanía: participaron en las estructuras del régimen entonces, participan en las estructuras de la democracia hoy. El director de Adevarul, uno de los dos diarios de mayor tirada en este país, es poeta e hispanista.

"Para cualquier cosa necesitabas el carné rojo. Yo no soy comunista, pero era obligatorio. Hasta para presentar la tesis doctoral", cuenta en Madrid Darle, hoy declarado anticomunista. El director de Adevarul, de 52 años, ingresó a los 17 en la Universidad dispuesto a hacerse poeta. Y se hizo poeta, periodista, traductor e hispanista. No le han faltado premios, desde el Meritul Cultural en tiempos de Ceaucescu hasta el título de miembro correspondiente de la Real Academia Española, en 1983.

En España ha pasado largas temporadas, empujado siempre por un amor a la literatura latinoamericana y un ansia de volver a ver a sus amigos de acá. En los últimos años de la dictadura, los más crueles, le quitaron el pasaporte. Sólo las invitaciones oficiales del Gobierno español le permitieron hacer alguna escapada fuera del país, un sueño magnífico para esos 22 millones de rumanos con prohibición de viajar. Así pasó dos décadas de dictadura: renunció al, periodismo en 1969 para dedicarse a la políticamente incolora traducción de Luis de Góngora, entre otros. En enero, con el inicio de la democracia, fue nombrado director de Adevarul.

Hoy Noveceanu desprecia en voz alta al "señor", como dicen él y otros muchos para mentar al dictador. Alaba a Gorbachov -"él desató los cambios; sin su presencia no se habría dado este cambio radical en el Este"-, y descalabra en palabras al comunismo, que "no demostró nada bueno en ningún sitio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de marzo de 1990