Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intoxicadas 13 personas al incendiarse un convoy del Metro en la estación de Cruz del Rayo

Trece personas tuvieron que ser atendidas anoche con síntomas de asfixia en distintos centros sanitarios a consecuencia de¡ incendio que se produjo sobre las 19.45 en la estación de Cruz del Rayo, de la línea 9 del Metro de Madrid, en la calle del Príncipe de Vergara. La caída sobre uno de los vagones de un cable eléctrico originó el fuego, que obligó a cerca de un centenar de personas a abandonar precipitadamente la estación. El intenso humo que salía por las bocas del Metro hizo temer a los equipos de extinción que se había producido una catástrofe. Una persona permanece hospitalizada.

El incendió se originó en el segundo vagón del convoy, justo cuando el tren salía de la estación. "Una persona joven comentó que olía a quemado e inmediatamente debajo de su asiento salió una llama", declaró uno de los pasajeros del tren, de nombre Antonio. Fuentes oficiales afirmaron que el siniestro se inició tras caer un cable eléctrico -llamado por los trabajadores cable de trabajo- encima de un vagón. El fuego se extendió a otras unidades.Alguien tiró del freno de emergencia señaló Antonio. Parte del tren se quedó en el andén mientras que los dos primeros vagones quedaron en el túnel. "El conductor y un vigilante jurado intentaron con un extintor controlar las llamas. Finalmente abrió las puertas", añadió.

Evacuación

Al abrir las puertas se empezó a extender un humo denso por la estación. Los viajeros subieron al andén e intentaron ganar la salida. En el momento de iniciarse el incendio había otro tren en la estación, cuyos pasajeros salieron sin problemas.

"No hubos excesivas escenas de pánico. Hubo incluso quien al llegar arriba pidió la devolución del importe del billete", señaló el testigo.

Durante los primeros momentos cundió la alarma ante el temor de que hubiera pasajeros atrapados o desvanecidos en los pasillos. Se temió también que la estación estuviera llena de gente, ya que a la hora del incendio suele haber función en el Auditorio Nacional de Música, situado junto a una de las tres salidas de la estación. Sin embargo, el concierto había comenzado a las 19.30.

Las dotaciones de los 20 vehículos de bomberos desplazadas hasta la calle del Príncipe de Vergara rastrearon la estación. El hallazgo de unos zapatos en un vagón hizo temer que hubiera algún fallecido. No se encontró a nadie. Un bombero comentó que el humo y la falta de luz dificultaron el rastreo. "No se ve nada y hace un calor horroso", dijo. Cuatro bomberos fueron atendidos de síntomas de axfixia.

Los equipos de rescate, equipados con máscaras antigás, se preocuparon por la suerte del conductor y el vigilante, que no habían subido a la superficie. Finalmente se supo que ambos habían salido por la estación de Avenida de América. Sobre las diez de la noche se dieron por concluidas las tareas de extinción.

Los intoxicados, según fuentes de Protección Civil que cita Europa Press son: Francisco Javier Ordófiez, Timoteo González, Alejandro González, Santiago Ortega, Antonio Clemares, María Cristina Shilagen, María Celeste Garnoz, Guillermina Farela, Carlos López Benedicto, María Pilar González, María del Carmen García y Eugenio Pomeda. El bombero Ramón Estaile fue atendido también de inhalación de humo. La intoxicación de estas personas es de carácter leve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de marzo de 1990

Más información

  • El fuego se inició al desprenderse un cable eléctrico sobre el convoy