Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un paquete bomba amputa Ias manos al presidente de la Audiencia Nacional

Un paquete bomba -que según fuentes policiales fue enviado presumiblemente por ETA- hirió ayer gravemente al presidente de la Audiencia Nacional, Fernando de Mateo Lage, de 60 años, que sufre amputación traumática de las dos manos y pérdida de un ojo, así como heridas en el otro ojo y lesiones múltiples. Un error de la escolta permitió que la bomba, enviada a su domicilio, llegara hasta la mesa del despacho del jurista. De Mateo es el segundo miembro de la Audiencia Nacional que sufre un atentado. La fiscal Carmen Tagle fue asesinada en septiembre del pasado año.

El atentado se produce cinco días después de que el titular de Interior, José Luis Corcuera, afirmara en una emisora de radio que, si ETA respetara una tregua de seis meses, la sociedad sería generosa a la hora de encontrar un diálogo que solucionara el problema de la violencia.Corcuera aseguró ayer, a la salida del hospital Gregorio Marañón, adonde acudió para interesarse por el estado de salud del presidente de la Audiencia Nacional, que "es evidente que ETA sigue atentando contra la sociedad, y con atentados no hay ninguna modificación respecto a la política antiterrorista".

Aunque no quiso pronunciarse de forma tajante, dio por sentado la autoría de ETA, Ya que " es la única banda terrorista que ha utilizado antes este tipo de procedimientos". Otras fuentes habían especulado con la posibilidad de que se tratará de una acción de los GRAPO. Corcuera relacionó el intento de asesinato del presidente de la Audiencia Nacional con la conferencia de prensa que horas antes habían celebrado dirigentes de HB.

Jon Idígoras, dirigente de la coalición independentista, había afirmado ayer por la mañana en conferencia de prensa que era un buen momento para iniciar una tregua bilateral ETA-Gobierno. Idígoras precisó por la tarde, tras el atentado y la reacción del ministro del Interior: "Tan lamentables como el propio atentado me parecen las palabras de Corcuera".

El paquete bomba fue entregado al portero del domicilio del magistrado, que, a su vez, lo trasladó a los escoltas para que lo revisaran. Los agentes de escolta lo revisaron ocularmente y lo devolvieron al portero, asegurándole que no existía peligro.

ETA reanudó los atentados contra miembros del Poder Judicial con el asesinato de la fiscal Carmen Tagle el pasado mes de septiembre.

Por otro lado, expertos de la policía en explosivos hic-ieron estallar anoche en Valencia un paquete bomba que iba dirigido contra un teniente retirado del Ejército, informó un portavoz policial.

Páginas 13 y 14 Editorial en la página 10

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de febrero de 1990

Más información

  • Un error de la escolta permitió que el artefacto llegara a su despacho particular