La Oficina del Defensor del Soldado afirma que existen malos tratos a paracaidistas

Carlos García, director de la Oficina del Defensor del Soldado (ODS), aseguró ayer que ha recibido desde mayo pasado medio centenar de denuncias de jóvenes que cumplen el servicio militar en la Brigada Paracaidista, en cuyo cuartel de Alcalá de Henares (Madrid) se descubrió el domingo el cadáver de un soldado con una puñalada en el corazón. La mayoría de las denuncias se refieren a malos tratos, novatadas brutales, humillaciones y, en algún caso, incitación al consumo de drogas duras (heroína).

Más información

En opinión del director de la Oficina del Defensor del Soldado, en la Brigada Paracaidista se dan los mismos problemas que aquejan en general al servicio militar, pero "agudizados" por las características ",especialmente duras" de dicha unidad. "La presión que sufren los jóvenes destinados en Alcalá de Henares", asegura Carlos García, "es muy superior a la de otros cuarteles, lo que provoca un mayor número de agresiones, accidentes, depresiones y suicidios".Los datos facilitados por el Ministerio de Defensa al diputado del CDS Francisco Javier Moldes Fontán, en julio de 1988, los más completos que se han difundido hasta ahora, señalan que al menos 19 jóvenes destinados en la Brigada Paracaidista murieron violentamente en el quinquenio 1983-1987.

Contando al soldado acuchillado el domingo, un mínimo de cinco paracaidistas habrían perdido la vida en lo que va de año, asegura la ODS.

Uno de los muertos el 16 de enero, durante las maniobras celebradas en Hoyo de Manzanares (Madrid), había sido dado de alta sólo dos días antes de las heridas sufridas en un accidente anterior, según revelaron ayer sus familiares.

Disparo de mortero

Rubén Gómez Martín, de 20 años, natural de Gijón (Asturias), perdió la tercera falange de un dedo a mediados del pasado mes de noviembre, en un accidente que se produjo al realizar un disparo de mortero, durante los ejercicios celebrados por la Brigada Paracaidista en Chinchilla (Albacete).El joven estuvo de baja hasta el 13 o 14 de enero, en que se reincorporó al cuartel. Dos días después, el 16, falleció al explotarle una granada cuando participaba en las maniobras celebradas en Hoyo de Manzanares (Madrid). La primera versión apuntaba a que el artefacto explotó al manipularla el joven, pero posteriormente se dijo que la granada estalló en el interior del mortero.

Fuentes militares señalaron ayer que la Brigada Paracaidista es una "unidad de riesgo" y que está sometida a un "entrenamiento más intenso" que los restantes efectivos del Ejército; lo que explicaría un mayor porcentaje de accidentes. Dichas fuentes señalaron que se han adoptado severas medidas para evitar los problemas derivados del consumo de drogas y de las novatadas.

Por otra parte, el juez dictaminó ayer que la causa de la muerte del soldado Luis Sánchez Muñoz, cuyo cadáver fue encontrado el domingo en la lavandería del cuartel de la BRIPAC en Alcalá de Henares con una puñalada en el corazón, fue suicidio. Compañeros del fallecido indicaron que éste sufría problemas psíquicos, informa Javier Barrio.

Un joven de 20 años, que cumplía el servicio militar en Lanzarote, murió ayer ahorcado tras colgarse de un poste de electricidad en la localidad de Teguise, informó a Efe la Policía Local. El joven fue identificado como José Luis Tejera Herrera].

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 20 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50