La oposición de Mongolia se organiza para acabar con el régimen comunista

Agencias

El movimiento democrático de Mongolia se proclamó ayer el primer partido político de oposición al régimen comunista que ha gobernado el país desde su independencia de China hace 69 años. Los 610 delegados que asistieron al acto de fundación del Partido Democrático de Mongolia (PDM), celebrado en un auditorio de la capital, Ulan Bator, pidieron el fin del monopolio del poder comunista y la dimisión en pleno del buró Político y de los cerca de 200 miembros del comité central de ese partido. El PDM acusó a los comunistas de la crisis económica que padece el país.Fuentes gubernamentales afirmaron que el Gobierno ha dado carta blanca a la creación de esta formación política y está dispuesto a instaurar un régimen multipartidista en cuestión de semanas.

Este país de apenas dos millones de habitantes, encajonado entre China y la Unión Soviética, ha sido, desde su independencia, un satélite de Moscú, pero la llegada al poder de Mijail Gorbachov le dio una autonomía que ha permitido la formación de una oposición al régimen y la lenta apertura de éste hacia las reformas exigidas por la población.

Entre las personalidades asistentes a la formación del PDM se encontraba el viceprimer ministro Byambasuram y varios miembros del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de febrero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50