Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aranzadi ratifica en el Parlamento que no hubo sobornos en la compra de aviones

El ministro de Industria y Energía reiteró ayer ante la comisión de Industria del Parlamento sus manifestaciones sobre las presuntas implicaciones de altos cargos del Ministerio de Industria, el INI e Iberia en la renovación de la flota de esta compañía decidida el cinco de diciembre de 1987, descartando con firmeza que hayan realizado pagos a terceros en la compra de los aviones a McDonnell Douglas. Asimismo, Claudio Aranzadi confirmó el actual proceso de reestructuración que se está estudiando en la compañía Campsa para deslindar el negocio comercial con el de distribución.

El ministro de Industria, Claudio Aranzadi, respondió a la pregunta presentada por el diputado de Izquierda Unida, Armet Coma, sobre la posible implicación de altos cargos administrativos en la compra de 17 aviones MD-87 fabricados por McDonnell Douglas, denunciando la gravedad del asunto ya que "de ser ciertas las actuaciones supondrían la comisión de un delito tipificado en el Código Penal."Reiteró su convencimiento de que no ha habido ningún pago a terceros por parte de McDonnell ni su representación en España, la Compañía Aeronaútica Española, así como que las personas que participaron en la decisión de la renovación "se han atenido en su actuación al único criterio de la defensa y optimización de los intereses públicos".

En este sentido, ratificó también que el programa de compensación industrial presentado por McDonnell era el más favorable para el grupo INI. En este sentido, al margen de su intervención parlamentaria, señaló que las propuestas ya aceptadas en este capítulo ascienden a 54 millones de dólares, (casi 6.000 millones de pesetas) un 17% aproximadamente de los 300 millones de dólares, (33.000 millones de pesetas) que se fijaron globalmente y para un plazo que abarca hasta 1997.

Las empresas que han firmado estas operaciones pertenecen todas ellas al Grupo INI y sitúan su producción en los sectores de aviación, aeronáutica, construcción, promoción, industrial y electrónico.

Dentro del programa se establecieron diversos tipos y categorías de colaboración, según las áreas de producción. El primero de ellos alcanza al 65% del total de la colaboración industrial y afecta a productos aeroespaciales. El segundo, con un 30% del total de colaboración se refiere a trabajos asociados de colaboración sobre productos no aeroespaciales y la comercialización de estos productos. Finalmente, el 5% restante se reserva para trabajos indirectos y de cooperación, que incluye actividades de promoción industrial y asesoramiento técnico.

En otro orden de cosas, y respondiendo a una cuestión planteada por el Grupo Popular sobre un posible conflicto entre los sectores público y privado de Campsa, Claudio Aranzadi reconoció que efectivamente se estaban realizando ya los estudios correspondientes para deslindar la actividad comercial de esta compañía, basada fundamentalmente en su red de gasolineras y el servicio de distribución de combustibles, pero sin que esto suponga un enfrentamiento entre los accionistas públicos y los privados. Se trata, según el ministro, de diferencias entre ellos basadas en las distintas estrategias de cada uno.

Del resto de los temas abordados destacan los acuerdos, en fase de estudio, para realizar de forma conjunta con Portugal las futuras inversiones en infraestructura gasística y la compra a medio y largo plazo de energía eléctrica a Francia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1990

Más información

  • Campsa estudia la separación de su actividad comercial y la distribución