Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector crítico del CDS rechaza el concepto de partido bisagra

El sector renovador del CDS de Madrid rechaza totalmente la concepción del partido como "bisagra" defendida por los dirigentes nacionales centristas, y se oponen a pactos con otras fuerzas realizados para conseguir cuotas de poder pero que desconciertan al electorado, según declaró ayer el portavoz de este sector crítico, Abel Cádiz. Éste comentó que si tales criterios hubieran prevalecido hasta ahora no se habría suscrito el acuerdo con el Partido Popular en el Ayuntamiento de Madrid, a la vez que advirtió que "no es lógico pactar con el PSOE, que se encuentra en declive y ha mostrado rasgos de pérdida de honorabilidad".

Un comportamiento que, a su juicio, debía haber llevado al CDS a pedir la dimisión del vicepresidente Alfonso Guerra. "La intervención de Alejandro Rebollo en el debate [sobre el caso Juan Guerra] ha producido estupor y desmoralización entre la militancia", apostilló.

Abel Cádiz dijo que no se deben repetir declaraciones como las realizadas recientemente por Adolfo Suárez acerca de que él es el único responsable de los errores y de los aciertos del partido. "Se trata de que hay que evitar situaciones como esa. Lo que nosotros queremos conseguir precisamente es que todos seamos corresponsables", agregó.

El sector crítico del CDS de Madrid afirma que no cuestiona el liderazgo de Suárez, pero a la vez reconoce la "erosión" de ese liderazgo y advierte que el ex presidente del Gobierno "no puede ser el referente de pasado, de presente y de futuro del partido". Un comentario, realizado ayer por Abel Cádiz, que admite implicítamente la conveniencia de plantear el relevo de Suárez a medio plazo.

Los renovadores defienden que en caso de que resulten necesarios pactos, "por razones de Estado o de gobernabilidad", sea prioritario el respeto al programa del CDS. Y en ningún caso, según ellos, deben establecerse alianzas con los conservadores en una región y con los socialistas en otra comunidad.

Para mejorar la participación y transparencia de las decisiones internas, los críticos proponen que el comité nacional sea elegido en listas abiertas al igual que un consejo político que, desde su perspectiva, sea constituido por el mismo procedimiento y actúe como un órgano de control del poder ejercido por el comité nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 1990

Más información

  • Los renovadores centristas afirman que se está produciendo una "erosión" en la presidencia