Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isidro Sánchez, muerto por una carroza, quinta víctima infantil de las Navidades en Badajoz

PEDRO JARA, A las cuatro de la tarde de ayer, festividad de los Reyes Magos, en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de Gracia (en Ribera del Fresno), se celebraron los funerales por el niño Isidro Sánchez Martín de seis años, fallecido el pasado viernes al ser aplastado por una carroza de la cabalgata que presenciaba. Con éste ya son cinco los niños muertos en Badajoz durante las últimas fechas navideñas.

El suceso ocurrió hacia las 19.30, en las proximidades de la calle La Cerca. La cabalgata de los Reyes Magos se detuvo para repartir golosinas entre unos disminuidos físicos., El pequeño aprovechó ese momento, para adentrarse debajo del remolque de una de las carrozas a fin de conseguir algunos caramelos que habían quedado depositados en el suelo. El conductor del tractor que, arrastraba la carroza emprendió la marcha sin advertir la presencia del niño, que resultó aplastado por el vehículo. Trasladado urgentemente al centro de salud de Villafranca de los Barros, ingresó ya cadáver. Isidro Sánchez Martín era el menor de cuatro hermanos, hijo del granjero Carlos Vicente Sánchez.

La desolación era latente ayer en Ribera del Fresno (3.600 habitantes) y prácticamente todo el pueblo asistió a los funerales y entierro. Por otra parte, casi a la misma hora en que tuvo lugar el accidente del pequeño Isidro, en Mérida una niña resultaba herida en similares circunstancias, si bien en este caso resultó ilesa.

En las vísperas de los Reyes Magos otro niño fallecía en la humilde barriada pacense de El Gurugú. Manuel Manso, de 12 años, falleció por emanaciones de monóxído de carbono que despendió un brasero de picón en su dormitorio. En la misma estancia dormía su primo, Prudencio Manso, de 10 años, que sufrió intoxicaciones. El brasero había sido introducido para calentar la fría habitación.

Ya son cinco las víctimas que se han cobrado en Badajoz estas "Navidades trágicas" como ya son conocidas. A las muertes de Francisco Johnatan, Manuel Macarro y Antonio Rosas, los tres niños tiroteados el pasado día 26 por ún desequilibrado, 10 días después se han sumado las de Isidro y Manuel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 1990