Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una delegación holandesa informó en Madrid sobre los atentados de La Haya

Una importante delegación holandesa mantuvo la semana pasada en Madrid conversaciones secretas en la Secretaría de Estado para la Seguridad sobre los atentados revindicados por ETA en Holanda, y coincidió en señalar con sus interlocutores españoles que eran obra de la organización terrorista, aunque ésta no los ha perpetrado directamente, sino a través de un grupo de simpatizantes allí residentes o de alguna organización criminal con la que subcontrató.

El fiscal holandés especializado en terrorismo, H. Den Os, una fiscal del distrito de La Haya, J. Bogaards, el jefe del equipo de investigación S. Bloemsma, y dos responsable de la CRI, el equivalente holandés de la brigada de: información en España, se entrevistaron el pasado miércoles con el secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, el director de la policía, José María Rodríguez Colorado, y sus colaboradores.

La jornada de trabajo estuvo, en parte, dedicada a examinar las medidas de protección que requieren los funcionarios y edificios diplomáticos españoles en Holanda, que desde el pasado 24 de octubre han sufrido cuatro atentados. Unos 40 policías custodian permanentemente la Embajada de España y sus dependencias, así como los locales de algunas empresas españolas, pero el Gobierno podría decidir en los próximos días reforzar esta protección enviando a geos.

Asesoramiento

Tanto los españoles como sus huéspedes descartaron que ETA haya desplazado a un comando para realizar los atentados, aunque es posible que enviase a algún experto, para asesorar técnicamente a sus autores, cuyo última acción terrorista, el 6 de diciembre -el lanzamiento de tres granadas contra la residencia del embajador desde la baca de un vehículo, requiere más pericia que las anteriores explosiones.Estos autores podrían ser, según sospechan, o vascos y holandeses afines a la organización, o mercenarios contratados in situ.

La elección de La Haya no guarda relación, según se dijo en la reunión, con el pretexto esgrimido en la revindicación de ETA, que reprochaba al Gobierno holandés la "extradición" -en realidad fue una expulsión-, en 1980, de cuatro etarras a España. Holanda ha sido elegida porque, además de la relativa inexperiencia de su policía en materia antiterrorista, es allí donde la organización vasca ha encontrado elementos dispuestos a llevar a cabo los actos terroristas encargados.

Los primeros atentados de ETA fuera de España constituyen, en opinión de Vera, una advertencia al Gobierno de la República Dommicana, y eventualmente a los de Venezuela y Francia, sobre las consecuencias que podría tener la concesión de la extradición a España de los vascos que acogen. La justicia española ha solicitado a Santo Domingo la extradición de dos etarras, pero el presidente dominicano, Joaquín Balaguer, no parece dispuesto a concederla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1989