Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nebiolo otorga escasas posibilidades a la petición de independencia de la Federación Catalana de Atletismo

El italiano Primo Nebiolo, presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), manifestó ayer a la agencia Efe, en Roma, que su organismo no tiene de provocar una escisión en el atletismo español, a raíz de la solicitud de la federación catalana de afiliarse a la internacional.Nebiolo aseguró que no había recibido niguna comunicación de la federación catalana: "Cuando tengamos conocimiento de algo, el consejo examinará en su momento el tema". No obstante, adelantó: "Tenemos unas normas claras y es lógico suponer que vamos a ser los primeros en no provocar la división en el atletismo español, que debe permanecer unido".

Ventura Mariné, presidente de la federación catalana, anunció en el transcurso de la asamblea de la federación española, celebrada el pasado domingo, que tiene intención de presentar la solicitud de independencia para que la IAAF la estudie en su reunión del 20 de enero, en Tokio. Mariné, que pidió comprensión a los miembros de la federación española, ha reconocido que la solicitud tiene escasas posibilidades de éxito, pero la entregará ante el máximo organismo del atletismo mundial porque así se lo pidió la asamblea de su federación, tras una votación. "Es un tema muy delicado y no oculto que deseo seguir vinculado a la federación española por muchos años, por eso estoy viviendo unos días muy difíciles", agregó Mariné.

Por su parte, José María Odriozola, presidente de la Federación Española de Atletismo, ha asegurado: "Haré cuanto esté en mis manos para evitar que prospere la adhesión de la federación catalana al Comité Olímpico Catalán". Odriozola tiene intención de utilizar todos los resortes posibles: "Usaré todas las ramas legales que sean precisas, pero no parece fácil que la IAAF acepte la propuesta. Creo, sinceramente, que se trata de una situación muy desafortunada, tanto para el atletismo catalán como para el resto del país".

A pesar del conflicto, el presidente de la federación española manifestó que las relaciones con la catalana son cordiales: "Nada ha cambiado y no hay ningún problema, aunque reconozco que el resto del atletismo no acaba de creerse lo que ha sucedido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1989