La FIFA suspende de por vida al chileno Rojas por fingir una lesión

EFE La Comisión de Disciplina de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA) decidió ayer suspender de por vida al guardameta chileno Roberto Rojas de todas las competiciones internacionales de club o seleccionales nacionales, y a tres meses de suspensión para todas las actividades futbolísticas. Rojas admitió que no fue golpeado por la bengala arrojada al campo durante el partido Brasil-Chile, clasificatorio para el Mundial 90, el pasado 3 de septiembre, en Rio de Janeiro. Y no pudo explicar ante la comisión de la FIFA cómo resultó herido. El equipo chileno se retiró del campo y posteriormente la FIFA le dio como perdedor del partido, con lo que Brasil se clasificó para la fase final de Italia.

La comisión del máximo organismo del fútbol mundial transmitirá el caso de Rojas al Comité Ejecutivo de la FIFA "ante la gravedad de los hechos". Pablo Porta, presidente de la comisión, declaró: "Hemos salvado la carrera de un futbolista de 31 años que ha demostrado ser sincero a la postre y que nos ha dicho que lo que más ama es su carrera y sus dos hijas. Ha sido una decisión dificil, pero justa y hemos demostrado al fútbol mundial que no se puede tomar el pelo a los espectadores y a la afición".

El guardameta de la selección andina afirmó que nunca ha dicho que la bengala le diera en ninguna parte del cuerpo. Y manifestó que cuando cayó al suelo no tenía ninguna herida en la frente. Según Rojas, la herida apareció tras mantener contacto con sus compañeros y sanitarios de la selección chilena. "Y en la parte izquierda de la frente no existía herida alguna", indicó.

La Comisión de Disciplina de la FIFA decidió que como Rojas no pudo manifestar dónde fue ,herido, "los incidentes ocurridos fueron consecuencia de una manipulación" y el representante de la FIFA añadió que "esto es la primera vez que ocurre en un partido clasificatorio para un Mundial de fútbol".

Pablo Porta, manifestó también que "Rojas alegó que mantuvo una entrevista con el árbitro del encuentro en el vestuario antes de su inicio, y que le preguntó si en caso de incidentes se suspendería el mismo".

La comisión decidió sancionar también a la selección chilena con una multa de 50.000 francos suizos (3.650.000 pesetas) por su abandono del terreno de juego y su negativa a continuar el partido.

Reacción en Chile

Las primeras reacciones que hubo ayer en Santiago de Chile, según informa Manuel Délano, ante la resolución de la FIFA fueron discrepantes. Mientras el presidente del fútbol chileno sostuvo que se hará un juicio si se comprueba que hubo montaje, el ex entrenador de la selección, Orlando Aravena, consideró "increíble" el castigo a Rojas.

El presidente de la federación, Guillermo Weinstein, dijo que acatará el fallo de la la FIFA. Pero, según él, es necesaria "una investigación profunda sobre los hechos ocurridos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS