Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tres equipos de Madrid coinciden en la capital por vez primera en una jornada de Liga

El horario de los partidos de los tres equipos madrileños de la Primera División -Real, Atlético y Rayo Vallecano- coincidirá hoy por vez primera en la historia. En Vallecas, el equipo local se medirá con el Madrid (17.00), y a la misma hora comenzará el Atlético de Madrid-Osasuna. El Rayo Vallecano presenta un cargo de 40 millones de pesetas en taquilla. El Atlético de Madrid asume la coincidencia como una prueba de la fidelidad de la hinchada. Mientras el Rayo casi ha duplicado el precio de sus entradas, el club del Manzanares ha reducido un 40% el valor de los billetes.

El Rayo Vallecano, un equipo que acostumbra a jugar por las mañanas, recibirá esta tarde al Real Madrid en condiciones muy delicadas. La abultada derrota en Barcelona ha provocado las primeras confrontaciones entre el presidente, Pedro García, y el entrenador, Felines. El técnico se ha opuesto a la contratación del veterano Casuco, un fichaje alentado por el máximo dirigente del club.El conflicto puede repetirse de nuevo con el intento de negociación con Luis García, defensa del Atlético de Madrid. El entrenador no ha recomendado su contratación, a pesar del interés de Pedro García en hacerse con los servicios del jugador. El objetivo de Felines era Gambín, zaguero del Orihuela, pero una lesión ha impedido su fichaje.

La necesidad de apuntalar la retaguardia es prioritaria en estos momentos. Entre los jugadores requeridos por el Rayo Vallecano figuraban Torrecilla y Juan Carlos, laterales del Atlético de Madrid, pero Javier Clemente no quiere prescindir de estos dos jugadores.

La complicada situación deportiva del Rayo Vallecano estará contrarrestada hoy por el alivio económica que supondrá la visita del Real Madrid. Los precios en la tribuna principal alcanzan las 7.000 pesetas. La entrada más barata será la de fondo, que cuesta 2.000 pesetas. Los precios para los socios van de las 2.000 pesetas en la tribuna a las 500 para las localidades de pie.

El Madrid se presenta en Vallecas con las bajas de Schuster y Butragueño. Los servicios médicos del club confirmaron ayer que el jugador alemán sufre una rotura de fibras en el sóleo de su pierna izquierdo. Schuster tendrá que cumplir un periodo de recuperación de dos semanas. Su puesto en la convocatoria estará ocupado por Parra.

En el Atlético de Madrid, el partido contra Osasuna se interpreta como un examen a la fidelidad de la hinchada, sobre todo después de la derrota en Valladolid. La coincidencia con el encuentro de Vallecas refuerza esta idea en el seno de la entidad que dirige Jesús Gil. La excelente taquilla que se obtuvo frente al Zaragoza, la mejor de la temporada, anima al optimismo en el Atlético de Madrid, un club que ha visto como sus aficionados se alejaban del equipo en los últimos años.

El partido llega en medio del ataque de la oposición contra Jesús Gil. Fuentes del grupo opositor, encabezado por el doctor Enrique Ibáñez, indicaron ayer que el Juzgado de de Madrid ha solicitado la presencia de Jesús Gil el día 30 de octubre, para comparecer en la demanda de suspensión cautelar de la última asamblea del Atlético de Madrid, requerida por la oposición.En el aspecto deportivo, Clemente no podrá contar hoy con la participación del defensa Solozábal, que sufre un rotura de ligamentos. El técnico ha decidido alinear al internacional Manolo en el equipo titular, junto al portugués Futre y brasileño Baltazar.

El técnico no ha convocado al centrocampista Alfredo, uno de las habituales en las últimas jornadas. El Atlético de Madrid jugará al ataque, con tres delanteros.

Clemente considera que el juego de su equipo no alcanza el nivel esperado, a pesar de la buena posición que ocupa el Atlético de Madrid en la clasificación. Sin embargoja decepcionante actuación en Valladolid ha acrecentado el temor de la hinchada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de octubre de 1989

Más información

  • El presidente del Rayo y el técnico Felines discrepan de nuevo en la negociación con Luis García