Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSUMO

Los publicitarios encuentran en los jovenes 12 tipos de consumidores

La publicidad encargada de vender tanto los bienes como los servicios se ha convertido ella misma en un objeto de consumo del que también hay que defenderse. "El consumidor desconoce sus posibilidades de respuesta", afirma Ángel del Pino, director creativo de la compañía de publicidad McCan Eriksson, "lo cual no impide que la empresa publicitaria se afane por conocer cada vez más y mejor a sus destinatarios.

En el libro Los nuevos consumidores españoles, Ángel del Pino establece hasta cinco categorías de mujeres consumidoras, desde la posmoderna hasta la última romántica en vías de extinción. Los productos infantiles pueden dirigirse al niño de mamá -futuro abogado o azafata de congresos-, al niño probeta -aprendiz de químico cuántico- o al niño sano, que se dedicará a la biología.

Motor de la revolución

Para los jóvenes existen hasta 12 tipologías diferentes, mientras que el hombre de nuestro tiempo tiene que contentarse con una: la de un ser un pragmático y egoísta que deposita todo su orgullo en la propia condición masculina. Aun así, es un excelente receptor de ideas y fantasías como para creer, en opinión del publicista, que el éxito depende de una colonia..Con estas perspectivas, las asociaciones de consumidores se proponen llegar a 1993 cada vez más fuertes y unidas. Su papel será, según Juana María González Cavada, presidenta de la Federación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios, la de informar y asesorar a un ciudadano cada vez más participativo.

"El futuro no está en proteger al consumidor, sino en incorporarle activamente a toda la cadena de producción", recalca, la presidenta de las Amas de Casa. Las asociaciones españolas, pronto reunidas en una confederación nacional, asumen plenamente el mensaje de Jacques Delors, presidente de la CE, cuando se refiere a ellas como el motor de la gran revolución silenciosa en la Europa sin fronteras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de octubre de 1989