Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'profesión' arbitral empieza a ser rentable

Albert Giménez cobró en septiembre 270.000 pesetas, y García Aranda 239.000

Tres de los 60 árbitros de la Primera y la Segunda División han cobrado en septiembre más de 250.000 pesetas. El catalán Sergi Albert Giménez, en concreto, ha sido el que más ha percibido: 270.000. Otros tres se aproximan a las 200.000. Cada partido de Primera supone para el colegiado un mínimo de 70.000. La profesión arbitral se puede considerar a partir de esta temporada suficientemente recompensada en esta categoría especial.

Los emolumentos son los siguientes: por partido de Primera: 40.000 pesetas, para el árbitro; 15.000, para cada juez de línea, y 10.000 diarias de dietas -suelen pagarse tres días, pero, si el encuentro es entre semana, se añade otro, para cada uno; en Segunda, 25.000, 10.000 y 8.000, respectivamente.Albert Giménez ha dirigido en septiembre un partido de Primera y otro de Segunda, además de uno de la Copa del Rey, y ha intervenido en otro como juez de línea. Estas actuacion es le supusieron 240.000 pesetas. Cuando se le habla de esta cifra, él mismo recuerda que también fue juez de línea en un encuentro de la Copa de la UEFA, lo que le representó unas 30.000 más.

"¿Muchas ganancias? Oiga, que también duermo y como", declara Albert Giménez. "Más de la mitad de ese dinero no lo he visto en mi bolsillo. Arbitré el partido Las Palmas-Elche y me costó pasta. Me comí tres dietas en Las Palmas. En mi casa no tengo pulgas, pero voy a hoteles de cuatro estrellas si no hay de cinco". Albert Giménez, que trabaja en la Caixa de Cataluña, en Barcelona, reconoce: "Por lo menos, 100.000 pesetas me han quedado limpias". Sin embargo, rechaza el pseudoprofesionalismo en el arbitraje: "No tenemos firmado ningún contrato. Si tuviésemos que vivir del fútbol, pocos lo aguantaríamos. Yo no me comprometaría por menos de tres años y 10 millones de pesetas por cada uno".

García Aranda ha percibido 239.000; Calvo Córdoba, 233.000; Rubio Valdivieso, 197.000; Diez Frías, 196.000, y Hernández, 188.000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de octubre de 1989