Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Burgos es atacado por ser "católico", según su abogado

José María Codón Fernández, decano del Colegio de Abogados de Burgos y defensor de varios de los implicados en supuestas irregularidades urbanísticas denunciadas por constructores de la ciudad, ha declarado que los escritos acusatorios "no contienen ni una sola verdad objetiva y están técnicamente equivocados". El abogado, padre de uno de los concejales implicados, insiste en que la acusación es de un montaje político "que quiere destruir al alcalde y a los otros acusados por ser católicos, apostólicos y romanos". Según Codón, los burgaleses están indignados "y habrá votos, pero no para todos, y rejas para algunos".El alcalde de Burgos, José María Peña, acusado por el fiscal del caso de la construcción de los delitos de prevaricación, falsedad en documento público y estafa, ha rechazado estas implicaciones. Peña califica el caso como un montaje político urdido por el partido socialista, con la complicidad de los constructores burgaleses y los medios de comunicación, para apartarle de la política "como ya intentaron hacer en Cataluña con el señor Pujol".

El alcalde, que estaba fuera de la ciudad en el momento en que se presentaron los escritos del fiscal y de la acusación, ha realizado estas declaraciones en un comunicado público dirigido a los burgaleses que tiene las características de una proclama. El comunicado no añade nada nuevo a lo dicho por el alcalde desde que en 1988 los empresarios de la construcción presentaron la denuncia en la que se le acusaba, junto a otros concejales de su grupo, Solución Independiente, de supuestas irregularidades a favor de un contructor local. Desde el primer momento, José María Peña, elegido mayoritariamente en las tres últimas legislaturas -la primera por UCD, la segunda por Alianza Popular y la tercera por Solución Independiente- ha relacionado la denuncia con intereses del partido socialista para apartarle de la política al no poder ganarle en las urnas.

Peña acusa a los constructores denunciantes de ser unos "mercenarios" del partido socialista, que "ha utilizado los medios de comunicación, que maneja a su antojo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de septiembre de 1989