Crítica:CINE EN T. V. E.Crítica
i

Lubitsch, cosecha de 1920

Un Lubitssch cosecha de 1920, absolutamente recomendable, se emite hoy en el espacio Filmoteca. Es un Lubitsch sagaz, lúcido y brillante. Una obra clásica de uno de los autores más sólidos del cine alemán. Ana Bolena seguía su línea maestra de filmes históricos en los que recavaba en el comportamiento humano, en la frivolidad de las gentes y en sus paradojas extremas. En realidad, siempre se ha dicho que Ana Bolena, un filme lujoso, con generosas dosis de extras, decorados y vestuarios, históricamente se ajusta más a la realidad que la posterior y celebérrima La vida privada de Enrique VIII -pese a que, en histrionismo, Emil Jannings y Charles Laughton, tanto monta tanto-, aunque debe considerarse que los propósitos del cineasta eran antes la meditación sobre las relaciones y la crueldad inherente en el ser humano que el estudio de una época. La contemplación de Ana Bolena ha de servir a su vez para atrapar en su juventud las pinceladas irónicas, malévolas de Lubitsch, esa mirada indirecta y eliptica bautizada por doquier como "toque". Otra fiesta para los cinéfilos es Robín de los bosques, un puro ejemplar de cine de aventuras -y de comedia, a lo que ayuda no poco el exquisito fraile que encarna Eugene Pallette- realizado en 1938 y hoy más fresco que el 90% de las películas de capa y espada que se llevan.

Antológica, insuperada música de Erich Wolfgang Korngold y memorables peleas, brincos y demás acrobacias de Errol Flynn. Y que no se confunda el espectador catalán que el pasado domingo lo viera en La carrega de la brigada lleugera: Robín de los bosques siempre ha sido en colores, maravillosos colores.

Robin de los bosque se emite, a las 22.20, por TVE-1; Ana Bolena, a las 2.00, por la misma cadena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de agosto de 1989.