La subida del coeficiente de caja costará 4.000 millones a Banesto

El aumento en un punto en el coeficiente de caja obligatorio para las entidades Financieras, recientemente implantado por el Gobierno, supondrá para Banesto un coste de unos 4.000 millones de pesetas en este año, motivado por la inmovilización de unos 30.000 millones, según fuentes de la entidad. Para el conjunto del sector, los recursos inmobilizados alcanzarán los 260.000 millones de pesetas, según la misma fuente.

El aumento en la base de los pasivos computables, otra de las consecuencias del paquete de medidas para enfriar la economía, será de 700.000 millones, lo que obligará a inmovilizar otros 133.000 millones en el Banco de España y a adquirir unos 64.000 millones en pagarés del Tesoro. Todo ello "producirá notables transformaciones en los balances de las Instituciones financieras", según Banesto.

A su vez, el impacto de la reclasificación de cesiones de crédito y transformación por pasivos computables tendrá un coste para Banesto este año de otros 1.000 millones de pesetas. De ellos, unos 700 millones serán por coeficiente de caja y 300 millones por pagarés del Tesoro.

Por otra parte, la reducción del coeficiente de pagarés del Tesoro supondrá la liberación de recursos por unos 9.000 millones, en media del año 1989, por lo que el coste real para Banesto será de unos 4.300 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de agosto de 1989.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50