Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CDS se desmarca de los populares tras el daño electoral y la desmoralización de sus bases

El CDS se alejará ostensiblemente del Partido Popular de manera que haga imposible a los socialistas volver a repetir el estribillo de las elecciones europeas según el cual los centristas se habían echado en brazos de los populares. Esta decisión se pondrá en práctica inmediatamente, ante la posibilidad de que se celebren elecciones legislativas a finales del próximo octubre. Los centristas han comprobado que las mociones de censura conjuntas con el PP les han dañado electoralmente y han causado desmoralización en el partido, cuyas bases creyeron que se abandonaba el proyecto "progresista".

El posible adelanto de las legislativas preocupa a los centristas sólo en cuanto a que el mensaje de las europeas resulta todavía muy reciente, así como sus consecue:ncias demoledoras. En las reuniones que el presidente del CDS, Adolfo Suárez, ha tenido con dirigentes provinciales de su formación a lo largo de julio ha comprobado con sorpresa que el mensaje de unidad con Fraga no sólo había calado en el electorado, sino también en su propio partido, según conclusiones de la dirección centrista. La desmoralización de los militantes se tradujo en inactividad en la campaña electoral para el Parlamento Europeo, como prueban los cientos de carteles que se amontonaron en las sedes provinciales y que nadie pegó. El secretario general del CDS, José Ramón Caso, asegura, en declaraciones a este periódico, que los socialistas no podrán utilizar en las próximas legislativas el rriensaje de que hay un pacto con el PP porque Ios hechos demostrarán que no es cierto". Según Caso, "el CDS está dejando al PSOE que gobierne en muchos sitios, porque es bueno para esas instituciones, en contra de la voluntad del PP". El político centrista afirma que el Partido Popular ha colaborado "involuntariamente" con el PSOE en la derrota electoral del CDS al coincidir ambos en el mensaje de que había un pacto nacional entre Manuel Fraga y Suárez.

Según el político centrista, las aguas se han serenado y "ahí está el caso de Valencia", donde el CDS ha rechazado participar con el PP en la presentación de una moción de censura de los conservadores contra la alcaldesa valenciana, Clementina Ródenas. Después de la reflexión postelectoral de su partido, que se ha prolongado durante un mes, se quiere transmitir una imagen de dinamismo y moral alta después de una "profunda autocrítica" sobre los fallos de organización del partido. Caso reconoce que no supieron hacer frente a la ofensiva del PSOE, basada en decir que no se diese ni un solo voto progresista al CDS, ya que se había entregado al PP.

"Está claro que nos ha perjudicado el anuncio de las mociones de censura previo a las elecciones porque eso sirvió al PSOE para decir que habíamos hecho un pacto nacional y el Partido Popular no lo desmentía y decía que iban a ser 12 o 13 mociones. El PP, sin quererlo, ha colaborado con la estrategia del PSOE y la presión de los dos comunicadores [socialistas y populares] ha trastocado la naturaleza de las elecciones europeas", señala Caso.

El número dos del CDS insiste en que su partido sólo quería presentar mociones de censura en "dos o tres sitios" -"nuncadijimos que 12 o 13, eso fue un error de estrategia del PP"- y que para las legislativas no habrá pacto con los populares, aunque si nadie puede gobernar en solitario están abiertos a todas las fórmulas. Agrega que "todas las dudas se han disipado en el partido" y recuerda el enojo de Suárez ante la flaqueza de dirigentes de su partido que creyeron que el CDS abandonaba el centro progresista y giraba a la derecha.

"Como una moto"

Dice Caso que a un militante o un concejal de un lugar muy aislado se le puede conceder el derecho de la duda, "pero no a un dirigente que tiene mucha información y constancia histórica de cómo se ha hecho este partido". Como conclusión de las reuniones de Suárez y Caso con los dirigentes provinciales y regionales del partido se reafirma el proyecto "de centro, progresista e independiente". "El partido está como una rnoto", asegura Caso. De la información recogida entre los participantes en esas reuniones se deduce que ha habido muchas quejas hacia la dirección nacional. Caso suaviza la situación: "Ha habido una demanda general de información, por lo que se ha decidido perfeccionar los mecanismos internos para que los mensajes y la estrategia de la organización llegue a todo el partido".

"Para un partido que no tiene apoyos institucionales", continúa Caso, "un concejal o un militante de un lugar pequeño debe tener una especial reciedumbre al ser objeto de un bombardeo de comunicación que su partido no contrarresta, o a él no le llega, porque existe un déficit de comunicación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de agosto de 1989

Más información

  • Suárez ha tenido que convencer a su partido de que mantiene un proyecto "progresista y autónomo"