GRAN PREMIO DE INGLATERRA DE MOTOCICLISMO

La primera de cuatro

"La intención es ganar la carrera y el título. Ésa es la idea, eso es lo que tengo ahora en la cabeza, ése será mi pensamiento segundos antes de que se encienda el semáforo verde", dijo el profesor Sito Pons. El campeón del mundo de dos y medio quiere renovar su cetro hoy mismo. Ni en Suecia, ni en Checoslovaquia, ni en Brasil. Salir, ganar y seguir siendo campeón. Así de difícil, así de sencillo. Así de rápido. Claro que detrás de todo eso hay miles de horas de trabajo y, de momento, la friolera de cinco primeros puestos (Australia, Italia, RFA, Austria y Yugoslavia), cuatro segundos (Japón, España, Holanda y Bélgica), un tercero (Francia) y un cuarto (EEUU). Casi nada. Todos los días menos uno en el podio. Todas las carreras delante o casi . Siempre perseguido, siempre vigilado, siempre envidiado. Cuando él llega a la parrilla todo el mundo mira qué neumáticos lleva, que ojos tiene. Todos lo consideran ya campeón, pero el quiere serlo cuanto antes; no para irse de vacaciones, sino para pensar en 1990, en quinientos."No pienso arriesgar el título por conseguir la victoria, eso que quede claro", aseguró ayer Sito. "Primero quiero ponerme delante; después, quiero ganar, y, por último, asegurarme de una vez el título". Pero todo eso puede cambiar y mucho, según como se desarrollen los acontecimientos. "La estrategia puede variar a lo largo de la carrera. Los otros también juegan. Y son buenos. Muy buenos. Unos se juegan el subcampeonato y otros, la temporada. No quiero asumir riesgos innecesarios".

Más información

Su cabeza está en marcha todo el día y sube de vueltas en cuanto se enciende el semáforo. "Ni el Mundial ni el mundo se acaban aquí. Donington es una buena, una maravillosa oportunidad, pero no como para perder la cabeza".

¿Perder la cabeza? Imposible tratándose de un hombre como Sito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50