Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR DE FRANCIA / JORNADA DE DESCANSO

El PDM anuncia una ofensiva inmediata y Rooks dice que el interés de Delgado es el suyo

ENVIADO ESPECIAL, "Somos dos contra dos. Delgado y yo contra Lemond y Fignon. Por tanto, el último corredor al que atacaré será a Delgado. Su interés es el mío". Con estas declaraciones abrió Stephen Rooks la particular conferencia de prensa del PDM, el equipo del que más se habla en el Tour. Mientras Fignon, Mottet, Lemond y Delgado hablaban en solitario, los relaciones públicas M PDM tenían que preparar una entrevista con cuatro protagonistas, Alcalá, Rooks, Theunisse y Kelly. Jan Gishers, director del equipo, confirmó que atacarán en los Alpes: "Ese es nuestro momento y no antes. Nuestra posición ahora es buena".

El PDM no deja de ser una institución singular. Nació como equipo ciclista hace tres años, unos meses antes de que lanzara al mercado su primer producto, cintas de audio. Es decir, fue antes el huevo que la gallina. Actualmente, la empresa ha decidido continuar con la experiencia durante tres años más: son líderes de ventas en cuatro países, España, Italia, Holanda y Bélgica. Su principal problema será mantener en el equipo a Rooks y Theunisse, que acaban sus contratos este año. Kelly y Alcalá tienen firmada una temporada más. En el Tour, el PDM está considerado como el equipo más fuerte, pero también como el único que no tiene un jefe indiscutible porque Delgado, primero, y Lemond, después, acabaron marchándose y sus cuatro estrellas nunca logran ponerse de acuerdo. Se les ha criticado su táctica abstencionista en la carrera. Todo el mundo habla del PDM."Estamos en una buena posición. Tenemos el jersey verde, el de la combinada, el rojo, el de la montaña, podemos aspirar a ganar por equipos y tenemos algo que hacer en la general", dice su director, Gisbers. %No son demasiados jerseys para defenderlos en la carrera?", le preguntaron. "No. Para pelear por la montaña hay que estar en cabeza y eso es un buen síntoma. Nos conviene", añade Gisbers. "El jersey verde, el rojo y el de la combinada son cosa de Kelly Rooks está libre para luchar por la general y Alcalá también, Así que sólo hay dos hombres en vueltos en esas batallas".

Táctica ofensiva

Gisbers reunió anoche a sus corredores para estudiar la táctica a seguir en los Alpes. "Van a ser decisivos, como siempre, y nosotros intentaremos ganar la etapa de Alpe d'Huez, que tiene una gran tradición en Holanda. ¿Lemond? Me ha sorprendido. Su ponía que estaría algo mejor este año que el pasado, pero que hasta 1990 no volvería a ser el mismo de antes. Lo que está haciendo no me lo esperaba. Pero creo que sufrirá en los Alpes. Mi favorito sigue siendo Delgado. Es el mejor escalador de los tres. Pero todo depende de su estado de forma".

Tras las palabras de Gisbers, en un rincón del hotel donde se hospedaba el PDM en la jornada le descanso, vinieron las de Rooks, que confirmó tales intenciones ofensivas: "Nuestro objetivo, será hacer muy duras las dos próximas etapas. Kelly y Alcalá tendrán que endurecerlas. Delgado está obligado a atacar y lo lo provechará. Mi táctica será ir con Delgado porque al último corredor al que atacaré será a él". Una declaración así provocó gran sorpresa, hasta el punto de que le cuestionaron si pensaba aliarse con el español: "No es cuestión de alianzas. Es que mi interés es el mismo que el de Delgado. Aquí somos dos contra dos: Delgado y yo contra Fignon y Lemond". Sobre sus posibilidades, Rooks añadió: "Empecé peor que el pasado año porque tuve un virus y he sufrido varias caídas en varias etapas. Pero no estoy nervioso porque el Tour se decide en la última semana y a ella he llegado un 20% mejor que el resto".

Claro está que la sorpresa no acabó en Rooks. Alcalá, en otra esquina del hotel, respondió con una sinceridad apabullante, por ejemplo, cuando se le preguntó si ayudaría a Rooks. "Yo voy a hacer mi carrera. No tengo por qué ayudarle. El problema es que hemos llegado cuatro arriba varias veces y nunca nos hemos puesto de acuerdo. Esto no puede seguir así". Alcalá parecía no tener otro interés que el de buscar a algún periodista español para intentar resolver una duda: "Oye, ¿quién es García?". "¿García?", contestó sorprendido el colega. "Es que las carreteras están llenas de insultos a un tal García y yo no conozco a ningún García en el pelotón. Nunca había visto nada igual".

Theunisse fue mucho más diplomático que Alcalá, aunque tampoco se mostró eufórico por ayudar a sus compañeros: "Yo trataré de no molestar las aspiraciones de Rooks".

Fignon, contra Lemond

Las declaraciones de los PDM encontrarían, finalmente, una similitud en otras de Fignon, que se refirió de muy malos modos a Lemond: "Es un chuparruedas y ha estado a punto de hacerme perder el Tour. A partir de mañana seguiré la de Delgado".

Fignon y su odio a Lemond; Lemond, con su cínica modestia; Delgado, convertido en la llave de la carrera. ¿Y los PDM? Los PDM cabalgan en el Tour con sus cuatro jinetes y sus numerosos jerseys de múltiples colores, con sus manifestaciones contradictorias y su táctica incomprensible. Pero han dicho que atacarán en los Alpes y todo el mundo espera. Ellos pueden contribuir a la resolución del Tour.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de julio de 1989

Más información

  • El director del equipo trata de organizar la acción conjunta de sus, cuatro estrellas