Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wall Street se beneficia de la desaceleración económica

Los mercados financieros norteamericanos salieron finalmente de la apatía reinante durante toda la semana gracias a la publicación de unos datos económicos que favorecen la conocida teoría del soft landing (aterrizaje suave). Los datos en concreto fueron los pedidos de bienes de equipo de Estados Unidos, que descendieron en mayo un 4,2%, en comparación con el alza del 0,3% anticipada, y el 3,5% de abril.

El descenso es el más grande desde julio de 1988 y hace ver que la economía norteamericana está en franca deceleración, lo cual, a su vez, facilitará un descenso de los tipos de interés.

Gracias a ello, los bonos del Tesoro norteamericano registraron alzas importantes, con lo que las rentabilidades en plazos a 30 años disminuyeron hasta el 8,27% frente al 8,33% el jueves. La Bolsa de Nueva York a su cierre registraba un alza de 49,89 puntos, situando su índice en el 2.531,87. Los analistas ven positivamente que el índice Dow Jones haya conseguido atravesar la línea de resistencia situada en 2.500.

Las noticias, si bien buenas para los mercados financieros, fueron negativas para el dólar, que descendió en Nueva York hasta los 1,9350 marcos, con un volumen de operaciones muy reducido. Lo reducido del volumen, o lo que es lo mismo, la estrechez del mercado, amplificó la caída del billete verde. Respecto a la futura tendencia, los analistas se muestran divididos y algunos opinan que el greenback es muy capaz de situarse nuevamente por encima de los 2,00 marcos, mientras que otros ven posible un descenso a niveles de 1,90.

En Europa cabe destacar el buen comportamiento de la Bolsa de París, donde el índice CAC se situó en un nuevo máximo anual al alcanzar 488,26, con un alza de siete puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 1989