Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS / ROLAND GARROS

Conchita Martínez desdramatiza su crisis y se clasifica para los octavos de final

La tenista española Conchita Martínez (8ª cabeza de serie) tuvo tiempo ayer, un día lluvioso, para clasificarse para los octavos de final del torneo parisiense de Roland Garros y desdramatizar sus problemas personales en una conferencia de prensa. Ganó a la francesa Sophie Amiach por 6-3 y 6-3 y ahora jugará con la búlgara Katerina Maleeva (9). El año pasado, en su primera aparición en esta competición, también llegó a los octavos, en los que perdió con la argentina Bettina Fulco. Hoy tratarán de seguir su camino Arantxa Sánchez (7') ante la soviética Medvedeva, Sergi Bruguera frente a al checoslovaco Novacek y Francis Roig contra el norteamericano Michael Chang (16º).Antes del partido, que resolvió con facilidad ante una jugadora muy inferior, Conchita explicó que el único problema que se ha planteado en su vida es que quiere abandonar Suiza, donde se ha entrenado en los dos últimos años. Visiblemente trastornada por la importancia que se le ha dado al tema, añadió que está dispuesta a seguir entrenándose con el holandés Eric van Harpen si éste se aviene a trasladar su residencia a Barcelona.

La situación creada mantiene en tensión a Conchita, que ha visto cómo un asunto menor y absolutamente personal, que un jugador decida cambiar de entrenador, ha alcanzado unas dimensiones insospechadas en su caso. Esta misma semana, por ejemplo, Jordi Arrese, el numero 2 español en la clasificación mundial, decidió abandonar a Lluís Bruguera porque éste se preocupa en exceso de su hijo, Sergi, y la noticia apenas ha tenido resonancia.Conchita trató ayer de finalizar, con una polémica que, claramente, le ha desbordado. "He estado dos años con Van Harpen y estoy muy contenta de cómo ha ido", dijo en la conferencia de prensa. "El problema es que me gusta mucho mi país y voy a tratar de estar en él más tiempo. No tengo ofertas para coger a otro entrenador. Si Van Harpen acepta cambiar de residencia, no está descartado que siga entrenándome en España. Yo creo que es muy buen entrenador".

La tenista española añadió, refiriéndose a la información de que su entrenador la había maltratado: "No me ha gustado nada lo que se ha publicado. Yo nunca he declarado eso. Se ha agrandado tanto el tema que he preferido aclararlo todo ahora, pese a que no quería hablar hasta que acábase el torneo".

La conferencia cambió su tono cuando tomó la palabra el periodista que ha publicado la información de que Conchita había sido maltratada por Van Harpen: "Conchita: san Pedro negó tres veces a Jesús y tú ya me has negado dos. ¿Eres capaz de jurar ante Dios que no me dijiste, en el viaje en avión que hicimos el pasado domingo de Ginebra a París, que Van Harpen te tiraba de los pelos en los entrenamientos?". "No tengo ningún miedo a mi entrenador. Se está portando muy bien conmigo", dijo Conchita, que no desmintió directamente la conversación aérea.Van Harpen, por su parte, negó que hubiese maltratado a Conchita: "Soy un entrenador duro, pero como yo hay muchos. Puedo enfadarme si Conchita no hace lo que yo quiero, pero para estar entre las 10 mejores del mundo hay que trabajar muy duro. Eso sí, jamás la he golpeado o estirado de los cabellos".

La impresión en el entorno de Conchita es que, realmente, quería cambiar de entrenador y estaba dispuesta a trabajar con Gabriela Castro, una tenista argentina poco conocida, pero que su máxima ilusión es volver a España. Sin embargo, según personas que han estado cerca de ella en los últimos días, no calculó la dimensión que podría darse al asunto y pecó de cierta ingenuidad, lógica a sus 17 años, realizando unos comentarios sobre su entrenador que luego se han magnificado.

La lluvia apenas permitió que ayer se jugasen partidos. En el torneo masculino, Becker (RFA 2º) ganó a Bates (Reino Unido) por 7-5, 6-1 y 6-2; Pérez Roldán (Argentina, 16º), a Cancellotti (Italia) por 6-1, 3-6, 6-2 y 6-3; Berger (EE UU), a Yzaga (Perú) por 6-4, 6-2 y 6-2, y Agenor (Haití), a Mayotte (EE UU, 7º) por 3-6, 7-5, 5-7, 7-5 y 6-2. En el femenino, Graf (RFA, 1ª) a Jagerman (Holanda) por 6-1 y 6-2, y Maleeva (Bulgaria, 9ª), a Pawlik (RFA) por 4-6, 6-1 y 6-2.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de junio de 1989