Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Matón de barrio

HOMBRE DE gran talento, a juicio de los que no tienen ninguno, experto en fugas y otras habilidades, RuizMateos se superó ayer a sí mismo en el único terreno en que se le creía imbatible: el de la farsa. Como si quisiera dar la razón a sus peores enemigos, quien tantas veces ha proclamado su deseo de ser juzgado -y que otras tantas ha hecho lo necesario para que el juicio se retrasase- escenificó ayer un nuevo sainete en el que, tratando de poner en solfa a la justicia, sólo a si mismo se ridiculizó. Pequeño matón de barrio, rey del cotarro formado por incondicionales a sueldo, confortado por halagadores interesados que le ríen las gracias y le asesoran legalmente, Ruiz-Mateos pasó ayer de las palabras a los hechos: ahuecó la voz, insultó como suelen hacerlo los que han perdido la razón o las razones, hinchó el pecho, soltó un par de manotazos, largó su conocida retahíla incongruente y desapareció -sin perder la cara a las cámaras- entre el asombro del respetable.La perfectamente evitable escena se produjo en el edificio de los juzgados de Madrid y cuando el agredido -Miguel Boyer, ex ministro de Economía y Hacienda, ciudadano con todos los derechos al que, pese a que nunca se le ha conocido una irregularidad con la justicia, se le ha sometido a un linchamiento moral desde el amarillismo más conspicuo de forma recurrente- acababa de cumplir con su deber de colaboración con esa misma justicia. El lugar y el momento escogido para ejecutar su embestida dejan bien a las claras el poco respeto que Ruiz-Mateos y sus acompañantes -algunos de ellos, abogados de una ralea sorprendente para que puedan ejercer su oficio sin que sus representantes corporativos y sus colegas enrojezcan de vergüenza- tienen por los tribunales, que tanto dicen desear, pero a los que rehúyen una y otra vez con la ayuda de triquiñuelas y subterfugios legalistas.

La decisión de la fiscalía de Madrid de querellarse contra Ruiz-Mateos es correcta, aunque la calificación del delito como atentado a ministro conduzca a la desproporción de una pena de 20 a 30 años de cárcel. Condenar a alguien a 30 años de cárcel por unas bofetadas -sea quien sea el agredido- es desmedido, y esa desmesura hace menos factible su cumplimiento o su misma imposición. Ruiz-Mateos, partidario político y personal de las soluciones fascistas, debería darse cuenta de una vez que la autoridad legítimamente constituida en democracia no está, ni mucho menos, desprotegida y a merced de sus patochadas psiquiátricas. La dialéctica de los puños es tan despreciable como quien la ejercita y la apoya.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS