Leguina cree que la moción de censura es sólo un montaje propagandístico de CDS y PP

El presidente regional, Joaquín Leguina, declaró ayer que el pacto al que han llegado el PP y el CDS para desbancar a los socialistas en varias alcaldias y en la Comunidad es un montaje propagandístico con visitas a las elecciones europeas del 15 de junio. Leguina aseguró sentirse seguro en su puesto y restó credibilidad a una alianza del centro y la derecha en la Asamblea de Madrid. Fuentes regionales del PP afirmaron, sin embargo, que sólo faltan por rematar los flecos de la negociación y que la moción de censura podría presentarse a finales de mayo.

"Ni Fraga ni Suárez están pensando en Madrid, de eso estoy seguro", declaró ayer Leguina. "Se trata de un operación de despiste, un clara maniobra de cara a las elecciones europeas".Según Leguina, "la derecha parece no tener ideas para la campaña de las elecciones europeas y se ha inventado lo del baile de alcaldes. Se han lanzado de cabeza a una campaña gratis con el apoyo de la prensa". "Me cuesta creer que Suárez entre en esta operación", añadió. "Fraga le ha ofrecido una cuerda para ahorcarse y le ha brindado la alcaldía de Madrid como un regalo envenenado".

El presidente regional afirmó que la situación en la Asamblea regional es "demasiado compleja como para icluirla dentro de una operación tan amplia". "Me da la sensación de que no está nada atado, que están lanzando campanas al vuelo. Hay demasiadas cosas que no encajan: ni el voto de algunos diputados del CDS es de derechas, ni me creo que hayan llegado a un acuerdo con los dos diputados del PRIM (Partido Regional Independiente de Madrid), cuyo apoyo necesitan para obtener la mayoría absoluta."Joaquín Leguina atribuye personalmente al presidente del Partido Popular la responsabilidad sobre los acontecimientos políticos de los últimos días. "Lo malo de Fraga es que se cree Napleón, y lo bueno es que no lo es. Está convencido de que las batallas se ganan desde la mesa y no en los campos de batalla. Si hubiera un premio al político que más veces se equivoca, se lo darían sin duda a él, porque es un acelerado y me temo que esta operación también le va a salir mal".

"He hecho un repaso a la situación en los 11 ayuntamientos que pretenden arrebatar el PSOE y no me salen las cuentas en varios de ellos", afirmó Leguina. "En la Comunidad de Madrid pasa algo parecido: es muy dificil que. los tres grupos se pongan de acuerdo".

"Todo esto rio me merece ningún temblor personal", añadió Leguina. "Nosotros no tenemos nada que perder, excepto los cargos, porque desde el punto de vista electoral creo que esto no perjudica al PSOE".

Moción de censura

Fuentes del Partido Popular en la Asamblea de Madrid dieron ayer por hecho el supuesto pacto para desbancar a Leguina y dejar paso al diputado popular Alberto Ruiz Gallardón como presidente regional. Las mismas fuentes afirmaron que la moción se presentará en la Mesa de la Asamblea "dentro de una o dos semanas, como máximo, de forma que la toma de posesión del nuevo presidente sea en la última semana de mayo".Para que prospere la moción de censura, el Partido Popular tendrá que contar con el apoyo de los 17 diputados del CDS y los dos del Partido Regional In dependiente de Madrid, fugados en su día del partido de Fraga.

Aunque los diputados del PRIM han negado públicamente la participación en reuniones para negociar la moción de censura, sus antiguos compañeros de filas aseguran contar con su apoyo. Según las mismas fuentes, el PRIM se haría cargo con toda probabilidad de una consejería en el hipotético gobierno de coalición, aunque aún no está decidido el reparto de poder entre el PP y el CDS. El número de consejerías y direcciones generales se reduciría en un 30%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de abril de 1989.