Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gayatri Devi

Los principios de la 'raj mata' de Jaipur

Aún conserva rasgos de la belleza que la llevó a conquistar al maharaja de Jaipur, pero sigue defendiendo con vehemencia sus principios, que si antes la llevaron a la cárcel, ahora, a los tribunales. A Gayatri Devi le gusta que la llamen raj mata (reina madre), a pesar de que el actual maharani de Jaipur no es hijo suyo, sino de la primera esposa de su marido, y de que es precisamente contra éste contra quien se ha querellado. La raj mata de Jaipur recuerda España como su última época de felicidad.

La raj mata recibe a esta enviada especial ataviada con un espléndido sari de color turquesa. Su casa, el antiguo pabellón de tenis del palacio de Rambagh, es un pequeño museo de recuerdos en el que cientos de fotografilas evocan la brillantez de su vida social como esposa del maharaja Sawai Man Singh. Desde el príncipe Felipe de Edimburgo hasta Jacqueline Kennedy, fueron cientos los personajes de la vida política y cultural internacional que visitaron la llamada ciudad rosa."Lo que más me gusta de España es cómo cuidan los monumentos. La decisión de convertir castillos y palacios en paradores ha sido una idea fabulosa para su conservación. Nosotros tenemos decenas de ellos que se están destruyendo".

Realizada la independencia del Reino Unido y la Unión India en 1947, el maharaja de Jaipur fue el primer embajador indio en España, de 1965 a 1968. Para entonces, Gayatri Devi había logrado una mención en el Libro Guinness por haber ganado un escaño en la Lok Sabha (Cámara baja) con una ventaja de 175.000 votos sobre su adversario.

Fueron 16 años de vida parlamentaria en el opositor partido Swatantra. Rivalidades no sólo políticas, sino también personales, llevaron a la cárcel a la ya viuda maharani, durante el estado de emergencia decretado por Indira Gandhi, en 1977.

Nacida princesa de Cooch Behar (este de la India), la raj mata de Jaipur permaneció durante cinco meses en un penal con delincuentes comunes y prostitutas. Algunos aseguran que esta experiencia amargó su carácter, pero ella lo desecha con orgullo y asegura que ,,aprendió mucho".

Quien mató su primera pantera a los 12 años se dedica en la actualidad a la defensa de los animales salvajes, de la ecología y del medio ambiente. "Toda persona que piense debe de estar preocupada por la deforestación del mundo".

Pero la gran preocupación de la raj mata de Jaipur es precisamente esta ciudad, donde pasó los años ' más felices de su vida. "El Gobierno no hace nada para mantener el color rosa que dio nombre a la ciudad. Jaipur se ha llenado de anuncios, pintadas y cables".

El intento de preservar el patrimonio de su marido le ha valido no sólo problemas con las autoridades, sino también con el hijo de la primera mujer de éste y actual maharaja de Jaipur, por cuestiones de herencia.-Hay cosas que pertenecen al patrimonio familiar y no se pueden vender".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 1989