Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía británica acusada de provocar la tragedia de Sheffield

La avalancha de público que se produjo el pasado sábado en el partido Nottingham Forest-Liverpool, jugado en Sheffield, y que causó entre 93 -según la policía- y 108 muertos -según los hospitales-, ha despertado un sentimiento de rabia contenida y de indignación en todo el Reino Unido, que ha vivido la mayor tragedia de la historia de su deporte. Todos los medios de comunicación británicos y gran parte de los testigos presenciales culpan a la policía de las muertes por dejar entrar a miles de aficionados en una grada donde no había espacio libre.Portavoces policiales se defienden de quienes les acusan argumentando que lo realizado ya se había probado con éxito en otros encuentros. Sobre la fede ración inglesa también recaen acusaciones, puesto que no se entiende que repartieran 6.000 localidades más entre los aficionados del Nottingham Forest, club que dispone de una hinchada menos numerosa que la del Liverpool.

"Éramos como animales enjaulados en un zoológico", dijo uno de los supervivientes. Cinco víctimas permanecían ayer sin identificar, mientras que 18 heridos se encontraban en situación muy delicada, y algunos de ellos eran sometidos a intervenciones quirúrgicas de urgencia por neurocirujanos.

Ayer, Margaret Thatcher, la primera ministra británica, visitó la capilla ardiente, donde se alineaban los féretros de los fallecidos -entre ellos niños y adolescentes-, y anunció que se había abierto una amplia investigación de la tragedia.

Los médicos, mientras tanto, temen por la salud mental de muchos de los heridos, que permanecieron sin riego sanguíneo en el cerebro a causa del aplastamiento humano y que fueron reanimados con respiración boca a boca.

La directiva del Liverpool decidió suspender indefinidamente las actividades del club en todas las competiciones, y solicitó a la federación inglesa la anulación de la Copa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de abril de 1989

Más información

  • Discrepancias sobre si fueron 93 o 108 los espectadores muertos