Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La remodelación de barrios en Madrid es uno de los mayores proyectos urbanos en Europa", según la OCDE

Un informe redactado por un grupo de expertos europeos sobre la eficacia del Programa de Remodelación de Barrios de Madrid reconoce el éxito global del plan, al margen de algunos puntos criticables, y lo califica como "uno de los mayores proyectos urbanísticos en Europa desde 1945". El informe estudia también la situación de la vivienda en la ciudad y señala que el alza incontrolada de los precios del suelo, a partir sobre todo de 1985, ha hecho imposible para miles de familias la compra de una vivienda.

El informe fue realizado por un equipo formado por los siguientes expertos: Lindsay McFarlane, de la División de Asuntos Urbanos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE); Alan Hooper, de la universidad de Reading, del Reino Unido; Ants Nuder, asesor del ministro de la Vivienda, de Suecia, y delegado del Grupo de Proyectos de Mercado de Suelo Urbano de la OCDE, y Robert Chubb, del Departamento de Medio Ambiente del Reino Unido.El informe recoge ampliamente las circunstancias (inmigración masiva del medio rural a Madrid, auge de la construcción y de la industria madrileña, fuerte predominio de los intereses privados, inutilidad de la ley del suelo, desinterés de las autoridades municipales por las necesidades de la población más desfavorecida) que llevaron a la existencia de casi 30.000 chabolas y miles de viviendas de escasísima calidad (chabolismo vertical). El Plan de Remodelación de Barrios ha conseguido ya el realojamiento de las dos terceras partes de las 39.600 viviendas programadas. El informe recoge también los recortes de fondos estatales, que han provocado un fuerte retraso en las últimas etapas del plan.

Aun así, el informe concluye: "Dejando a un lado los puntos detallados de crítica, ninguno de los cuales va dirigido al corazón del programa, la valoración general ha sido que ha superado fácilmente la prueba más crítica de todas: su influencia en términos humanos. El realojamiento en buenas condiciones de casi 150.000 personas, cerca de 40.000 familias, todas las cuales habían vivido en condiciones deficientes y muchas en las circunstancias más abyectas, será el mayor logro del programa. Encontrará también lugar en las crónicas como uno de los hitos principales de los primeros años de la nueva democracia española".

Uno de los puntos detallados de crítica se refiere a la carencia de control de la Administración sobre las viviendas adjudicadas a supuestas familias necesitadas, que luego son revendidas a terceros. El informe señala como una posible solución que la propia Administración debería arbitrar algún sistema para poder recomprar, a un precio controlado, las viviendas que ya no fueran necesarias a sus ocupantes.

Especulación

El informe del equipo de estudios hace también especial hincapié en el mercado general de la vivienda en Madrid. Los técnicos europeos se sorprenden de la especial querencia de los españoles por la vivienda en propiedad, lo que conforma un mercado muy rígido y dificulta enormemente los desplazamientos a los lugares de trabajo, la inexistencia de programas de amplio alcance para fomentar la vivienda en alquiler, y, al mismo tiempo, la existencia de miles de viviendas vacías, que, en 1985, alcanzaban al 23% del parque total de viviendas.Esto ocurre precisamente en medio de un proceso de encarecimiento del suelo: "El problema se ha agudizado particularmente en lo que se refiere a los jóvenes y los recién casados con bajos ingresos, debido a la extraordinaria escasez de viviendas de promoción pública o de protección oficial y el gasto imposible que supone la vivienda en el mercado libre. Se ha afirmado que un tercio de las familias tiene ingresos con los cuales es prácticamente imposible que consigan una vivienda, sin hacer enormes sacrificios o ver notablemente mermados sus ahorros".

Al analizar las causas del elevado coste de la construcción, el informe señala tres. En primer lugar, el alto coste del suelo, por la especulación, siendo actualmente el suelo el responsable de hasta el 70% o más del coste final de una vivienda. En segundo lugar, la preponderancia de la falta de oficios y de técnicas y tecnología anticuadas en la industria de la construcción. Por último, el coste de la financiación, tanto para constructores como para compradores, que es mucho más elevado que en la mayoría de los países europeos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de abril de 1989

Más información

  • El estudio cita la especulación del suelo como causa de que miles de familias no puedan acceder a una vivienda