Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las declaraciones despectivas de Koeman, nueva motivacion para el Real Madrid en Eindhoven

El Real Madrid llegó ayer a Eindhoven, donde mañana (19.30 horas, TVE-2) se enfrentará al PSV en la ida de los cuartos de final de la Copa de Europa, muy enfadado por las declaraciones de Ronald Koeman a EL PAÍS (26 de febrero) en el sentido de que el equipo blanco está "viejo" y que necesitará rehacerse en dos años. Este comentario despectivo del reciente fichaje del Barcelona, que se incorporará, próxima temporada constituye una nueva motivación para lo madridistas, que buscan resarcirse de su derrota en la edición anterior del torneo."No entiendo cómo Koeman puede haber calificado de viejo a nuestro conjunto cuando él tiene ya 27 años", ironizó el presidente madridista, Ramón Mendoza, que puntualizó a continuación: "Según esto, él estará acabado dentro de dos". Mendoza comentó que el todavía integrante del PSV se le ofreció en su momento y que su manager estuvo en su despacho del estadio Bernabéii el día del encuentro con el Gornik Zabrze, polaco. "Nos pedía casi 2.000 millones de pesetas, cantidad que no podíamos pagar por él", concretó Mendoza, mientras que su gerente, Manuel Fernández Trigo, añadió: "Lo que nadie ha dicho es que Koeman va a cobrar 180 millones anuales, 80 en Barcelona y 100 en Holanda, a través de una empresa de Cor Coster [el suegro de Johan CruyfF, el entrenador azulgrana]".El enfado con Koeman aumenta el ansia del Madrid por tomarse el desquite ante el PSV. Todos están tan obsesionados por ello que apenas hubo comentarios en relación con la derrota del Barcelona frente a Osasuna. Un jugador habló de mala suerte azulgrana" y otro de que se hubiera alegrado de ser "otro" el cuadro vencedor -el contencioso Madrid-Osasuna, tras los incidentes de El Sadar, no se ha cerrado- Tan sólo el preparador, Leo Beenhakker, advirtió: "Ha sido una pequeña sorpresa muy positiva para nosotros, pero aún no hay nada decidido. El Barça, eso sí, no puede permitirse más errores".

Las bajas por lesión de Van Breukelen, Kieft y Nielsen en el vigente campeón europeo y, sobre todo, la circunstancia de que esta vez el partido de vuelta sea en Madrid son los aspectos que alientan el optimismo. El árbitro, el italiano Agnolin, despierta, sin embargo, sensaciones pesimistas, ya que no se olvida que fue él quien dirigió el Borussia Moenchengladbach-Madrid que acabó con un espectacular 5-1 en diciembre de 1985.

"Hay un dato que nos repetimos a menudo", explicó Gallego; "el PSV nos eliminó el año pasado, pero no consiguió ganarnos en ninguno de los dos choques. Entonces fallamos en el Bernabéu, donde estuvimos horrorosos. Pero ahora jugaremos el segundo encuentro en casa". El sentimiento generalizado en la expedición es distinto al que se respiraba en las semifinales de la pasada Copa de Europa. El Madrid se encontró entonces con el PSV tras eliminar al Nápoles, al Oporto y al Bayern Múnich y, como se reconoce, el primer partido se afrontó con una mala preparación psicológica.

Beenhakker también se ha tomado muy en serio esta eliminatoria. Existen escasísimas posibilidades de que siga al frente del equipo en la próxima temporada y, aunque él ha comentado a sus íntimos que aceptaría gustoso convertirse en secretario técnico, sabe que su única opción para negociar con fuerza su futuro consiste en ganar la Copa de Europa. El domingo vio el partido entre el Den Bosch y el PSV (2-2), pero adujo: "No he podido sacar muchas conclusiones porque el PSV jugó sin varios de sus mejores hombres". Ayer le preocupaba especialmente el estado del césped: "Está demasiado blando".

Uno de los que no jugó -además de Lerby, Gerets y Van Aerle- fue el central Nielsen, al que el PSV ha tratado de recuperar en las últimas semanas, pero que está casi descartado. Mientras tanto, el Madrid no tiene más ausencia importante que la de Chendo, cuyo puesto, en principio, será ocupado por Tendillo. El líder de la Liga española se entrenó a última hora le la tarde en un campo vallado para evitar que, como hace un año, la avalancha de niños acabase con el trabajo antes de o previsto para desesperación de Beenhakker.

Sanchis, hasta 1994 o 1995

Por otra parte, Mendoza anunció que, a fines de semana, se concreurá la renovación de Sanchis, cuyo contrato, que finaliza en 1990, se prorrogará hasta 1994 o 1995. "Esta vez", explicó,' me ha dicho que no tenía ninguna oferta del Barcelona. Pero sí la tenía en la anterior ocasión en que hablé con él del asunto. Entonces incluso se le había ofrecido a su padre la posibilidid de entrenar al Barça-Atlétic".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de febrero de 1989

Más información

  • TORNEOS EUROPEOS