Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos políticos canarios se muestran indignados con las declaraciones del secretario de Estado de Hacienda

El anuncio realizado por el secretario de Estado de Hacienda José Borrell, en el sentido de que el Senado podría aplicar a Canarias el artículo 155 de la Constitución -y limitar sus competencias autonómicas- en caso de que el Tribunal Constitucional -al que el Gobierno estudia remitir el caso canario- avale las tesis gubernamentales, causó ayer indignación generalizada en todas las fuerzas políticas de la región.Las declaraciones del secretario de Estado de Hacienda están relacionadas con la no aplicación este año en Canarias de la reducción del arbitrio insular de entrada de mercancías con tarifa general procedentes de países comunitarios, que estaba previsto situara en el 47,5% tal y como quedó plasmado en el protocolo de adhesión de esta región a la Comunidad Económica Europea.

Esta reducción progresiva, que supuso que las corporaciones locales canarias dejaran de ingresar en 1988 unos 11.000 millones de pesetas con el consiguiente deterioro financiero de las mismas a falta de compensación por parte de la Administración central, ha sido el detonante de la. creciente tensión entre el equipo de Olarte y Madrid, quienes alegan mutuamente que es la otra parte la que debe ordenar el tramo de "descreste arancelario" correspondiente.

El consejero de Economía y Comercio, Luis Hernández, añadió -por su parte-, en relación a la visita de José Borrell a Canarias el próximo miércoles día 15, que "si el secretario de Hacienda continúa con esa actitud amenazante, será mejor que no venga. Aquí estamos dispuestos a negociar, pero no permitimos que se nos impongan por la fuerza los criterios del Gobierno de Felipe González". En declaraciones al programa informativo de TVE-Canarias Paralelo 28, Hernández indicó que "la Administración central pretende castigar a Canarias por no haber votado al PSOE en los últimos comicios autonómicos".

En el mismo sentido, el secretario general de los socialistas canarios, Jerónimo Saavedra, declaró al Diario de las Palmas que "ni José Borrell ni el Gobierno canario están capacitados para negociar. El secretario de Estado no debe venir a las islas, su manifestaciones son absurdas e inaceptables".

El diputado de Izquierda Canaria Unida (ICU), Antonio González Vieitez, entiende que "las dos administraciones están sacando la cuestión de su sitio. Las declaraciones de Borrell son un disparate impresentable y lo descalifican por sí mismas. Ahora bien, el Gobierno de Canarias pretende alzar la bandera nacionalista cuando, por otra parte, no está dispuesto a asumir las responsabilidades financieras que corresponden a la autonomía, como refleja el documento de bases sobre el diseño fiscal de la región propuesto recientemente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de febrero de 1989