Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida la supuesta jefa del comando que asesinó a un guardia civil en La Coruña

Los dos miembros del comando del Exército Guerrilleiro do Pobo Galego Ceibe (EGPGC) que huyeron tras el atentado cometido en la madrugada del jueves en que murió un guardia civil y resultó gravemente herido otro, fueron detenidos a las 11.20 horas de ayer.La jefa del grupo, Josefa Rodríguez Porca, de 25 años, y Francisco Javier Filgueira Dominguez, de 29 años, un sindicalista que alquiló a su nombre el coche que usó el comando, fueron descubiertos por un guardia civil cuando el ruido de un helicóptero les hizo alzar la cabeza del escondite donde se encontraban. Ambos habían construido una cueva de ramajes en el interior de un matorral, en el lugar de Nebras, en el municipio de Monfero. Los dos presuntos terroristas no opusieron resistencia a la detención. Fueron trasladados a la comandancia de la Guardia Civil de La Coruña, donde estaban siendo interrogados en la tarde de ayer.

Otros cuatro presuntos miembros o presuntos colaboradores del EGPGC fueron detenidos por la policía a lo largo de la madrugada, con lo que el número de personas arrestadas en relación con el atentado o la organización terrorista se eleva a nueve.

Tabaco de varias marcas

El joven detenido a última hora de la tarde del viernes en la aldea de Vilachá (ver EL PMS de ayer) es Juan Carlos Delbe Varela, de 20 años, vecino de La Coruña, al que el Gobierno Civil atribuye haber actuado como observador durante el atentado, con la misión de avisar al comando sí el primer vehículo que se acercase al lugar donde fingieron un accidente no fuera un Land Rover de la Guardia Civil. Juan Carlos Delbe levantó sospechas por su aspecto y por el hecho de que compró tabaco de distintas marcas, rubio y negro, en dos ocasiones. Según el Gobierno Civil, esta detención permitió la localización de un zulo con 14 kilos de explosivos, concretamente gelamonita (habitualmente usada por el EGPGC) y Goma-2.

A lo largo de la madrugada y la mañana de ayer fueron detenidas otras tres personas. El primero fue Manuel Irago Pereira, nacido en Padrón, de 31 años, apresado a las tres de la madrugada en el bar de Santiago de Compostela donde trabaja. El Gobierno Civil le acusa de actividades terroristas y colocación de explosivos. A la misma hora, las fuerzas de seguridad detuvieron en Betanzos a Francisco Javier Niño Ricoy, de 34 años, profesor de Formación Profesional en aquella localidad, como presunto colaborador con banda armada. Finalmente, Eduardo Manuel Abad Lojo, de 21 años, natural de Noia (La Coruña), fue detenido a las diez de la mañana en su domicilio de la avenida Os Mallos, de La Coruña, acusado de colocar explosivos.

Poco después del atentado habían sido detenidos los otros dos miembros del comando, Ramón Piñeiro Beiro y Manuel Quintans López, y el viernes fue arrestada Manuela Vázquez Cerradas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de febrero de 1989