Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmanteladas dos casas de citas y una "tienda" de drogas

La policía continúa con la operación limpieza iniciada en la zona Centro de la capital, dirigida fundamentalmente contra los antros en los que se practica la prostitución, y los picaderos donde se vende heroína a los toxicómanos. A primeras horas de la madrugada de ayer fueron reventadas dos casas de citas y una pensión, convertida en una tienda de distribución de estupefacientes. Hace unos días fue desmantelado otro lupanar de la calle del Desengaño, número 14, y a finales del pasado año fue desalojada y precintada por orden judicial la ya famosa finca de la calle de la Ballesta, número 7.

Agentes del Grupo Judicial de noche de la comisaría del distrito de Centro, provistos del correspondiente mandamiento expedido por el juez de guardia, irrumpieron a primeras horas de la madrugada de ayer en dos pisos de la calle de Muñoz Torrero, número 4, según informaron fuentes policiales.Los inspectores detuvieron en una de las viviendas a Concepción López Martín, de 49 años, y a Rosario Baena Macazaga, de 65, que carecían de antecedentes. En las habitaciones fueron sorprendidas varias parejas que mantenían relaciones sexuales y fueron decomisadas 12 cajas de preservativos.

En la pensión Antón, sita en la segunda planta del mismo inmueble, fueron detenidos Antón Hernández Marino, de 35 años, y su mujer, Lucía Morón Ríos, de 38, que nunca antes habían sido detenidos. Los policías se incautaron de 650.000 pesetas y de numerosos jerseys, anoraks, edredones y otras prendas, muchas de las cuales tenían aún etiquetas de un gran almacén.

También fueron intervenidos paraguas, guitarras, cinturones, gafas, carteras, gargantillas, pulseras, y pendientes de bisutería, que la policía supone que son de procedencia ilícita.

Antón Hernández y Lucía Morán serán puestos a disposición judicial por su presunta implicación en un delito de tercería o favorecimiento de la prostitución, además de recaer sobre ellos sospechas de que supuestamente actuaban como peristas o receptadores de objetos de dudosa procedencia.

La policía sostiene que en la pensión era constante la presencia de un niño de siete años, hijo de los dueños, por lo que estos pudieran haber incurrido también en un delito de corrupción de menores, según las fuentes informantes. Sin embargo, los padres aseguran que el chiquillo no salía de la parte privada de la vivienda, motivo por el que no se relacionaba con las prostitutas.

En ambos pisos regían las tarifas habituales en este tipo de negocios asentados en la zona: cada prostituta pagaba 400 pesetas cuando llegaba a ocuparse con un cliente y otras 100 pesetas si deseaba un preservativo. Si la pareja se entretenía demasiado y superaba los 20 minutos, la mujer debía abonar otras 400 pesetas.

Venta de droga

Funcionarios del Servicio Zonalde la misma comisaría irrumpieron en una pensión existente en el tercer piso de la calle de Cañizares, número 10, cerca de la calle de Atocha, por tener indicios de que sus inquilinos comerciaban con sustancias estupefacientes desde hace aproximadamente dos o tres meses.En las habitaciones del establecimiento fueron detenidas siete personas: Antonio Marino Gaitán, Ana Maria Imedio Crespo, José Tomás Imedio Crespo, Consuelo Barbosa Lago, la jámaicana Echeo Fiona, el mozambiqueño Joaquin Erculano Maria Barreto y Victor Lusdquist, cuya nacionalidad no ha sido aún precisada.

Los policías, que soprendieron a dos de los detenidos en el momento en que se estaban chutando (inyectando una dosis), recogieron un paquete con 35 gramos de heroína de gran pureza, 25 papelinas de la misma droga, 320.000 pesetas, varios vídeos y televisores, dos básculas de precisión, dos relojes de oro y una maleta con doble fondo.

Estas actuaciones, según indicaron medios policiales, se enmarcan dentro de la Operación limpieza iniciada meses atrás, basada fundamentalmente en un continuo hostigamiento de los delincuentes que pululan en la zona centro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989

Más información

  • La policía prosigue la 'limpieza' de la zona Centro