Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido Liberal se disolverá para integrarse en el proyecto de Fraga

El comité ejecutivo nacional del Partido Liberal (PL) decidió ayer poner en marcha los mecanismos necesarios para disolver su organización e integrarse en el proyecto de centro-derecha que surgirá tras el congreso del próximo día 20 de AP y que supondrá la vuelta de Manuel Fraga. Como primera medida, los parlamentarios del PL se reincorporan al grupo de Coalición Popular.Por su parte, los parlamentarios de la Democracia Cristiana (DC) celebran hoy una reunión con el mismo motivo, aunque cinco de ellos han anunciado su previsible incorporación "al proyecto. de Marcelino Oreja", virtual vicepresidente del nuevo partido de Fraga.

Fraga y Marcelino Oreja se han reunido este fin de semana con el presidente del PL, José Antonio Segurado, y el vicepresidente, Pío Cabanillas, así como con la dirección de la Democracla Cristiana, representada por Javier Rupérez, Luis de Grandes, Modesto Fraile e Íñigo Cavero.

La reunión con los dirigentes del PL ha tenido un resultado inmediato, toda vez que Segurado reunió ayer al comité ejecutivo de su partido y por 33 votos a favor, cinco abstenciones y uno en contra se decidió abrazar el nuevo proyecto, aunque, según Segurado, habrían preferido que el proceso culminara en una federación de partidos de centro-derecha, a lo que se opuso radicalmente Manuel Fraga.

Como en 1986

Los liberales expresaron ayer su voluntad política de incorporarse a este nuevo diseño de centro-derecha y "reincorporarse,, al grupo de Coalición Popular en las mismas condiciones en que lo hicieron en 1986 tras las elecciones generales en las que concurrieron conjuntamente con aliancistas y democratacristianos. Segurado alabó a Fraga y proclamó que sólo él es capaz de llevar adelante un proceso de esta envergadura. A partir de ahora sólo resta convocar un congreso de disolución e integrarse en el nuevo partido, que previsiblemente se denominará Partido Popular.El PL recuperará la vicepresidencia del Grupo Popular y perderá los 22 millones anuales que tenía concedidos como asignación de las Cortes al haberse constituido en agrupación parlamentaria. "Volvernos a estar donde estábamos cuando Fraga presidía AP", dijo Segurado.

La situación no se presenta tan nítida en la Democracia Cristiana, donde su bloque de parlamentarios no es homogéneo, al existir recelos mutuos entre democristianos y aliancistas. A pesar de los oficios de Oreja, hasta ahora tan sólo cinco de los 20 diputados tienen clara voluntad de integrarse en el nuevo proyecto, aunque tras la reunión de hoy del grupo parlamentario pueden producirse nuevas adhesiones que no se formalizarían hasta que se celebre el congreso de AP. De otro lado, según informa Europa Press, al menos cinco diputados democristianos estarían dispuestos a ingresar en el CDS si su líder, Adolfo Suárez, no tuviese inconveniente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de enero de 1989