Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sociedad pierde más de 1.500 millones por los días de huelga

La huelga de técnicos de mantenimiento que afecta a los servicios de Iberia cumplió el lunes su sexta convocatoria con más de 1.500 millones de pesetas de pérdidas para la compañía. La Asociación Sindical Española de Técnicos de Mantenimiento de Aeronaves (ASETMA) finalizaba así la primera fase de sus iriovilizaciones, que han ampliado a tres días más: los próximos 13, 20 y 27 de enero.El conflicto se iniciaba el pasado 23 de diciembre cuando ASETMA exigía negociar con la empresa el ordenamiento profesional del colectivo a través de un convenio franja. Iberia, que desde el primer momento ha calificado la huelga de ilegal, respondió entonces que existía una comisión técnica dentro del comité intercentros en la que el citado sindicato estaba representado y donde se debían abordar tales reivindicaciones. Al no llegar a un acuerdo, los técnicos de mantenimiento iniciaron el 23 de diciembre unas jornadas de paro de 24 horas que afectaban estrategicamente a la compañía: las vacaciones de Navidad.

Guerra de mínimos

Para asegurar una regularidad mínima en los vuelos, el Ministerio de Transportes fijó unos servicios mínimos de 400 técnicos en toda España. Esta medida que no fue respetada por ASETMA, lo que llevó a la empresa a abrir expedientes disciplinarios.Los primeros en verse afectados fueron los 12 integrantes del comité de huelga y el presidente de ASETMA, Antonio García Herriández, a quien se le acusé de incitar al incumplimiento de estos servicios. El pasado 5 de enero se habían abierto 303 expedientes.

En ese mismo día Iberia calculaba haber perdido entre 250 y 300 millones de pesetas en cada jornada de huelga, sobre todo por la incomparecencia de los técnicos adscritos a los servicios mínimos. Iberia ha tenido que anular cerca de 500 vuelos en estas seis jornadas de huelga. Según cálculos de la empresa, en Barcelona el incumplimiento ha llegado a afectar al 50% de los mínimos fijados mientras que en Madrid la cantidad ha ascendido al 20%.

De este modo la compañía ha abierto expedientes a un ritmo de 20 por día de conflicto. Ante la posibilidad de que alguno de ellos finalizara en despido ASETMA declaró estar dispuesta a llegar a una huelga indefinida.

El pasado 9 de enero, última jornada de paro, el sindicato de técnicos de mantenimiento se reunía por última vez con la empresa. En esta cita Iberia volvía a declararse "sin capacidad" para aumentar la representación de ASETMA en el comité intercentros, propuesta que planteó el sindicato como alternativa al convenio franja y presetó su oferta de servicios mínimos ante los paros del 13, 20 y 27 de enero: 400 trabajadores frente a los 85 propuestos por el sindicato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 1989