Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingresa en prisión el presunto inductor del atentado contra Antonio Cubillo

José Luis Espinosa Pardo, procesado como presunto inductor del asesinato frustrado del dirigente independentista canario Antonio Cubillo, fue detenido en la mañana de ayer por funcionarios de la comisaría del distrito de Centro, en Madrid. Ismael Moreno, titular del juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, ordenó su ingreso en la prisión de Carabanchel.Según el auto de procesamiento dictado por el juez, Espinosa Pardo, antiguo confidente del superagente Roberto Conesa, contrató a los mercenarios Juan Antonio Alfonso González y José Luis Cortés para que atentaran contra el abogado Antonio Cubillo, líder del Movimiento para la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC).

El supuesto instigador ha relatado en diversas entrevistas periodísticas que, dentro del plan urdido por él, convenció a los dos miembros del comando de que Cubillo era "un sicario de la CIA" norteamericana.

Los dos autores de la acción criminal se trasladaron a Argel, donde apuñalaron al dirigente canario y le causaron heridas muy graves. Ambos agresores, indultados por el Gobierno argelino en 1985, han declarado que José Luis Espinosa era un agente que trabajaba para los servicios secretos españoles.

José Luis Espinosa Pardo se encontraba en paradero desconocido, según el auto judicial. Pero en la mañana de ayer fue localizado por inspectores de la comisaría del distrito de Centro, que procedieron a su detención y posterior traslado a la Audiencia Nacional.

El viejo confidente fue trasladado a la prisión provincial de Carabanchel por orden del juez, quien también le tiene fijada una fianza de 10 millones de pesetas para hacer frente a las responsabilidades civiles que pudieran derivarse de su conducta.

José Luis Espinosa ha asegurado en repetidas ocasiones que durante varios años trabajó a sueldo de Interior, en la etapa de UCD, como infiltrado en las organizaciones terroristas GRAPO, MPAIAC y ETA. También estuvo haciendo la misma misión en la UGT de Murcia, de la que fue secretario general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 1988