Enrique Curiel abandona el PCE por discrepancias con la línea seguida por Anguita

Enrique Curiel comunicó ayer su abandono del PCE, en el que ha militado durante los últimos 19 años, por discrepancias con la línea radical adoptada por el equipo de dirección del partido, que encabeza el secretario general, Julio Anguita. Curiel está en desacuerdo con el "alejamiento progresivo" del partido respecto de la renovación simbolizada por la línea eurocomunista, así como por el hecho de que el PCE haya aceptado negociar su propia línea para conseguir la unidad con el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), el grupo que dirige Ignacio Gallego.

En una carta enviada ayer a Julio Anguita, que se encuentra de viaje en Canarias, Curiel explica que el motivo básico de la decisión "no es otro que mi convicción de que, tras la celebración del 12ª congreso, se viene produciendo un alejamiento progresivo del partido de la orientación eurocomunista, a cuya defensa he dedicado mis mejores esfuerzos desde que ingresé en el partido, en el mes de octubre de 1969"."En tales circunstancias", continúa la carta a Anguita, "y tras exponerte en varias ocasiones mis puntos de vista durante los últimos meses, he considerado oportuno no ser motivo de conflicto en relación con las decisiones que vienen adoptando los órganos de dirección del PCE".

Curiel dice que ha valido la pena "haber luchado solidariamente con muchos camaradas" por la democracia en España, y defiende "el comportamiento modélico del partido durante la transición, por su responsabilidad, serenidad y mesura".

Fuentes próximas al dimisionario indicaron que el detonante de la decisión es la negociación emprendida por el PCE con el grupo político denominado PCPE, que dirige Ignacio Gallego. Según dichas fuentes, la dirección del PCE está revisando el papel del partido durante la transición, la postura crítica sobre la Unión Soviética anterior a la perestroika y, en general, todo el proceso renovador puesto en marcha bajo el proyecto eurocomunista, en el que no faltan "alusiones desafortunadas" a la posibilidad de recurrir a la lucha armada.

Además de su baja en el PCE, Curiel ha comunicado que abandona su escaño por " razones obvias de coherencia política", y menciona, en la carta a Anguita, que pone dicho escaño a disposición "de la organización del partido en Córdoba", provincia por la que es diputado.

Curiel, de 40 años, fue vicesecretario general del PCE hasta diciembre de 1987, en que abandonó este cargo y contribuyó a crear una alternativa al entonces secretario general, Gerardo Iglesias. El apoyo prestado entonces a Anguita no se tradujo en una colaboración posterior, sino en un enfrentamiento con la línea adoptada por éste y con algunas de las personas en las que el secretario general ha depositado su confianza.

Julio Anguita señaló ayer en Tenerife que lamentaba el abandono de Curiel aunque " no me coge por sorpresa", informa Carmelo Martín. De otra parte, elogió su actitud porque, según dijo, "es muy raro en este país que un diputado al dejar el partido renuncie al escaño que ocupa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 17 de noviembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50