TVE ofreció en una semana tantos asesinatos como los que se producen en Madrid en dos años

En siete días de análisis de la programación televisiva se registraron 1.016 escenas violentas

Hace un par de años, la cadena estatal británica BBC prometía cuidar sus contenidos para reducir las escenas de violencia, sobre todo en los programas informativos; el diario USA Today se preguntaba recientemente si los asesinatos servidos por programas como Miami vice o Hill Street blues podrían contagiar una actitud agresiva a una sociedad acostumbrada a presenciar escenas de violencia 75 de cada 100 veces que enciende el televisor, y Le Figaro discutía la oportunidad de tales escenas, impuestas por las productoras de programas más que por las demandas del público. EL PAÍS ha realizado un estudio cuantitativo en el que se ha recogido la presencia de actos de violencia en los programas de televisión. El trabajo de campo se ha realizado durante la semana del 5 al 11 de octubre sobre la totalidad de la programación de TVE-1 y TVE-2 (229 espacios, sin contar las reemisiones).

A lo largo de estos siete días TVE emitió 870 escenas de violencia, noticias de contenido violento y actos de violencia aislados, una cifra que asciende a 1.016 si contabilizamos la violencia ficticia que se produce en series infantiles o de dibujos animados y que por sus peculiares características se ha considerado oportuno no incluirla en el estudio general.Según los datos obtenidos, la violencia televisada se concentra en las horas de mayor audiencia; tres bloques de programas -informativos, películas y telefilmes- se adjudican, en conjunto, algo más del 88% de la violencia transmitida.

Durante la semana analizada, TVE ha difundido, por citar sólo los ejemplos más significativos, 72 asesinatos, 88 agresiones, 52 imágenes de disturbios sociales violentos y 36 actos de represión policial, así como 20 bombardeos múltiples, el rostro de 209 personas muertas violentamente, 470 disparos de revólver y 68 puñetazos. Como dato comparativo baste señalar que los homicidios televisados durante siete días superan en número a los que se producirían en una ciudad como Madrid en casi dos años.

Evidentemente, existen diferentes formas de violencia en los casi dos tercios de la programación que incluyen algún contenido de este tipo. En primer lugar, cabría distinguir entre la violencia real, que se produce en el mundo y de la que nos informan los telediarios con imágenes inquietantes, y la agresión que nos llega como objeto principal muchas veces y como pretexto en otras, de una narración dramática de ficción.

Los programas de información general -telediarios, Informe semanal, En portada, Buenos días y 48 horas- ofrecieron durante la semana analizada un total de 564 noticias, de las que un 27,8% tenían contenido violento. Es ésta, sin embargo, una violencia específica, sufrida con mucha frecuencia por una comunidad y que se suele producir por diferencias políticas e ideológicas. Los informativos suelen incluir violencia social despersonalizada, mientras que los programas de ficción nos presentan un sin fin de agresiones dirigidas hacia individuos en concreto y casi siempre desideologizadas.

Resulta especialmente significativo el hecho de que el 19,35% de los actos de violencia que se emiten en los espacios de información general están provocados por la práctica del deporte, género que al menos en teoría, cabe pensar que debiera caracterizarse por la ausencia casi total de este tipo de situaciones.

En cuanto a los espacios no informativos, son los telefilmes y las películas los espacios que más destacan en cuanto a violencia se refiere. De 41 telefilmes emitidos, 34 contenían escenas violentas, así como todas las películas que TVE programé, durante la semana objeto de análisís. El cine se convierte por tanto, al menos proporcionalmente, en el género que incluye violencia con mayor asiduidad violencia.

La violencia específicamente creada para el medio televisivo se cobró durante la semana objeto de estudio 21 víctimas mortales, así como un sin fin de escenas entre las que se pueden enumerar 86 broncas, 15 delitos contra la propiedad y 30 agresiones.

Agresiones personales

El dato más destacable, sin embargo, de los telefilmes es que casi en un 90% de las escenas que contienen algún tipo de violencia ésta se dirige a la persona, bien en forma de agresión física (27,23% de los casos), bien en forma de acción psicológica (62,24%). La violencia social dirigida a grupos no personalizados no existiría prácticamente si no se hubiera coincidido durante el análisis la emisión de la serie norteamericana Raíces.A la vista de los datos recogidos, los telefilmes nos ofrecen un mundo que en casi nada se parece al que reflejan los espacios informativos. Si en estos últimos la violencia viene derivada de motivaciones ideológicas en un 56,42% de los casos, en los telefilmes son el honor (22,42% de las escenas violentas), los problemas domésticos (19,39%) y sentimentales (10,9%) los motivos que generan mayor agresividad.

Un caso similar se produce en las películas, género en el que, de nuevo, es la violencia dirigida contra la persona la que sobresale, aunque los motivos son aquí diferentes: defensa propia (10,82% de los casos), defensa de ideología (38,85%) y delincuencia (27,38%).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción