Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mañana se abre en Moratalaz un centro de detención para extranjeros en vías de expulsión

Mañana, martes, será inaugurado oficialmente el centro de internamiento para ciudadanos extranjeros que, por hallarse ilegalmente en España o realizar actividades delictivas, estén pendientes del oportuno proceso de expulsión. El establecimiento, situado en el barrio madrileño de Moratalaz, tiene capacidad para 120 detenidos y es el segundo de estas características existente en España. Los ciudadanos extranjeros podrán permanecer detenidos en dicho lugar por un período máximo de 40 días, ya que en ese espacio de tiempo la autoridad judicial debe emitir una resolución sobre su caso.

La situación creada por los extranjeros detenidos en España por estancia ilegal había originado hasta ahora numerosos conflictos jurídicos. Estas personas no podían ser encarceladas, y mientras se tramitaba el expediente de expulsión tenían que ser puestas en libertad al no existir un establecimiento en el que pudieran quedar albergadas.Con objeto de resolver el problema, la Delegación del Gobierno en Madrid y la comunidad autónoma decidieron buscar un lugar para la instalación del centro de detención de extranjeros. El sitio elegido fue un pabellón que anteriormente había servido de acuartelamiento de la XIII Bandera Móvil de la policía, en el complejo situado en la calle de Tacona, en el barrio de Moratalaz.

El hotel, como los policías denominan ya al nuevo establecimiento, dispone de capacidad para 120 detenidos. Éstos serán alojados en habitaciones individuales climatizadas o en otras con cuatro camas. Además, hay estancias de tipo familiar con capacidad para ocho personas, en el supuesto de que el extranjero pendiente de expulsión tenga familia a su cargo.

El centro cuenta con un equipo de asistencia médica permanente y con un grupo de ayuda psicosociológica a cargo de miembros de la Cruz Roja, además de biblioteca, lavadero, comedor y capilla, en la que podrán oficiarse los ritos de distintas religiones.

Causas de expulsión

En el establecimiento del barrio de Moratalaz quedarán internados todos aquellos extranjeros sobre los que pesa una propuesta de expulsión por encontrarse ilegalmente en territorio español, estar incursos en actividades contrarias al orden público o a la seguridad del Estado, o bien por carecer de medios lícitos de subsistencia.

Cuarenta días es el tiempo máximo durante el que pueden ser privados de libertad. Al término de ese período debe dictarse una resolución judicial ordenando su ingreso en prisión o su salida de España. En caso contrario, el extranjero tendrá que ser puesto en libertad de forma automática. La media de extranjeros detenidos en Madrid diariamente no supera la veintena, según fuentes policiales.

La inauguración oficial del hotel está concebida como un auténtico acontecimiento, y prueba de ello es que tienen prevista su asistencia al acto el ministro de Interior, José Luis Corcuera; el secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera; el director de la Policía, José María Rodríguez Colorado, y la delegada del Gobierno en Madrid, Ana María de Vicente Tutor.

El centro de internamiento para extranjeros creado en Madrid es el segundo que funciona en España. Hace un mes fue inaugurado en Valencia otro similar, con capacidad para 30 detenidos, enclavado en el viejo cuartel militar de la calle de Zapadores. En Málaga están a punto de finalizar las obras de un pabellón con idéntica finalidad, donde serán albergadas 45 personas.

Durante los nueve primeros meses de este año fueron detenidos en Madrid 3.078 ciudadanos extranjeros, según han indicado fuentes de la Delegación del Gobierno. La policía propuso a la autoridad judicial la expulsión de 955 personas, pero solamente fue dictada dicha resolución en 422 casos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de noviembre de 1988

Más información

  • El establecimiento puede albergar a 120 personas