Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayor Zaragoza asocia en el Club de Roma educación y libertad

El director general de la Unesco, el bloquímico español Federico Mayor Zaragoza, reivindicó ayer, ante la conferencia del 20º aniversario del Club de Roma, reunida en París, el papel que corresponde a la educación en la consecución de la libertad de los pueblos. Mayor dijo: "La mayor obra que podemos realizar es la construcción de un futuro de acuerdo con la dignidad del hombre, en el que sea posible ejercer la libertad", pero respetando la pluralidad de las culturas frente a la uniformidad.El director general de la Unesco intervino en la sesión titulada La filosofia de la inestabilidad, que fue presidida por el miembro español del Club de Roma Ricardo Díez Hochleitner. Mayor se mostró partidario de una cierta inestabilidad frente a la inercia, porque en un mundo totalmente estable "el progreso de la ciencia y de las artes conocería un parón insoportable". En consecuencia, señaló que "los sistemas sociales deben ser construidos de manera que estimulen la iniciativa, la creación y un intenso diálogo internacional, y que permitan el riesgo".

El Club de Roma, fundado por el empresario italiano Aurelio Peccei en 1968, reúne a un centenar de personalidades de 50 países que reflexionan sobre los grandes problemas mundiales. La actual conferencia, titulada La gran transición. Razones para vivir y para esperar en la n ue va sociedad mundial, está dirigida sobre todo a la juventud.

Durante la sesión inaugural, Edgard Pisani, ex ministro y consejero del presidente de la República francesa, Frangois Mitterrand, recordó la obra más conocida del Club de Roma, el famoso informe titulado Los límites del crecimiento, de la que dijo que había sido malinterpretada al atribuir al organismo la defensa del crecimiento cero.

Edagar Pisani, por el contrario, abogó por la "invención de nuevos modos de crecimiento" frente a las amenazas de "la explosión demográfica, la evolución de la técnica y el necesario desarrollo del Tercer Mundo". A 200 años de la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, Pisani pidió la proclamación de los derechos de la humanidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de octubre de 1988